Dignidad humana

28.2.10

La responsabilidad de los parlamentarios españoles ante la nueva ley del aborto

Como historiador considero honesto recordar que el cristianismo ha sido y es en la historia un agente de derechos humanos y de promoción de la dignidad de toda persona. Se trata de una religión, pese a que los cristianos hayan cometido errores ocasionales, cuyos efectos culturales y civilizadores son patentes. Por ejemplo: la Declaración de los Derechos humanos de París de 1948 tiene una clara inspiración cristiana. En Europa, durante siglos, las naciones han sido confesionalmente cristianas. Actualmente la propia doctrina social de la Iglesia, así como las democracias occidentales han profundizado en la autonomía de la sociedad civil respecto a los valores religiosos. Pero la sana laicidad no puede arrumbar el humanismo cristiano condenándolo al ostracismo de la ciudadanía. En este sentido, la nueva ley del aborto española se aparta completamente de nuestra civilización de raíces cristianas, romanas y griegas, al afirmar que es un derecho matar al ser humano más inocente, si supone causa de incomodo. Se trata de una ley profundamente inhumana y regresiva que pone en jaque el valor de la vida humana, defendida en todas sus etapas también por otras explicaciones antropológicas no cristianas. Sepan los parlamentarios que voten a favor de esta ley que se hacen corresponsables ante la historia de la muerte de miles y miles de seres humanos, así como del dolor y la pena de muchas mujeres a las que no se les brinda un apoyo eficaz para afrontar su maternidad.


José Ignacio Moreno Iturralde
Doctor en Historia Moderna

27.2.10

La realidad del aborto legal: Vídeo duro

En www.dignidadhumana.com pincha en Documentos y luego en aborto.wmv
Ahí puede verse, en toda su dura realidad la barbaridad que supone la nueva "ley del aborto" española. Las escenas de policía son la carga de los agentes contra personas defensoras de la vida pacíficas.


José Ignacio Moreno Iturralde

Nota de Prensa de la Federación Española de Asociaciones Provida

Tras la votación de la Ley del aborto25 de febrero de 2010Tras la votación de la nueva ley del aborto, queremos manifestar nuestro dolor por los no nacidos, que quedan por ley despojados de todo su valor y sus derechos, por las mujeres embarazadas en dificultades, y especialmente por quienes han puesto el pulgar hacia abajo, entre tantas mentiras y prepotencia. Agradecemos su trabajo a los senadores y diputados que han defendido la vida de todos y se han implicado de corazón en defender a los más inocentes y débiles. Ellos nos reconfortan y nos hacen no perder la confianza totalmente en el poder de servicio al bien común que debe tener la política. A los que se regocijan porque ha salido adelante esta inicua ley, les transmitimos nuestro más sincero pésame porque su conciencia y la historia les pasarán factura. No nos gustaría estar en su piel en estos momentos. Sólo la maldad o una culpabilísima ignorancia pueden justificar tan sibilinamente una ley que de principio a fin impone la cultura de la muerte como norma suprema. Sus mandatos pasarán pero nadie podrá recuperar las vidas que por su decisión van a eliminarse de la forma más cruel e inhumana. A quienes disfrazan de libertad el asesinato de inocentes y dan la espalda a los problemas de las mujeres les deseamos que a lo largo de su vida puedan arrepentirse y reparar en algo el sufrimiento que va a arrastrar el cuerpo y el alma de tantos seres humanos. Nos produce una inmensa pena y una profunda indignación la mentira, el encubrimiento de quienes se enriquecen con sangre inocente y los favores políticos a cambio de un voto de muerte. Pero este terrible día, lejos de desanimarnos, nos urge a actuar más fuerza, cariño y dedicación hacia los no nacidos y sus madres y hacia tantas personas que necesitan curarse de las heridas del aborto. Esta lucha no ha sido inútil y estamos seguros que muchos más se unirán a la defensa de la vida humana y su dignidad, porque hay mucha gente buena en nuestra querida y maltrecha España.


Alicia Latorre Cañizares. Presidenta.

Presidencia@provida.es

El Gobierno de Zapatero sucumbe a los planteamientos radicales y sectarios de sexualidad del feminismo de género gay con la nueva "ley del aborto"

Con la nueva Ley los no nacidos pierden derechos en España, las mujeres pierden libertad y protección frente al aborto, los escolares se ven abocados a sufrir una estrategia de reingeniería social en materia de sexualidad, la libertad de educación se somete a nuevas restricciones y sólo ganan los negociantes del aborto y los grupos defensores de la ideología de género que están haciendo de España a través de las leyes promovidas por este Gobierno coto privado. La amplia mayoría social que rechaza el aborto y se preocupa de verdad por la mujer embarazada seguirá trabajando por la derogación de esta Ley y por la construcción de una sociedad con medidas sexualmente responsables y solidarias con la maternidad. Madrid, 24 de febrero de 2010.

- El Senado ha dado su visto bueno al Proyecto de “Ley del aborto” que apuesta por soluciones fracasadas en todos los países de nuestro entorno. Con este proyecto de Ley habrá más abortos, más desprotección de la mujer y más injusticia con el niño no nacido. El presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, declara que “la nueva “Ley del Aborto”, contra el sentir mayoritario de la sociedad española que pide una lucha contra el aborto basada en la protección que ayuda a la mujer, se pone al lado de los intereses de las clínicas abortistas y para facilitar su negocio establece el aborto libre en la práctica hasta la semana 22 del embarazo y da cobertura legal al aborto por razones eugenésicas y eutanásicas sin límite de plazo alguno. Esta nueva Ley aprobada por el Senado pretende subordinar el sistema educativo y sanitario españoles a los intereses de una minoría que defiende una sexualidad sin responsabilidad y desvinculada de la posibilidad de la maternidad convirtiendo el derecho a eliminar al no nacido en parte del derecho a la salud de la mujer”. Con la imposición en las escuelas de la visión de la sexualidad que inspira los 11 primeros artículos de la nueva Ley se producirá un aumento de la sexualidad irresponsable de los adolescentes y en consecuencia de los embarazos imprevistos y de los abortos. Asimismo el incremento de las conductas de riesgo facilitará el aumento de las ETS. La subordinación del Gobierno de Zapatero a los planteamientos radicales y sectarios en materia de sexualidad del feminismo de género y del lobby gay está entregando las políticas de sanidad pública españolas y la escuela a unas estrategias fracasadas en todos los países de nuestro entorno a costa de la salud de los jóvenes españoles. En Francia, el aborto no ha disminuido desde que se reformó y amplió la ley en 2001. Ahora, un informe de la Inspección General de Asuntos Sociales (IGAS) propone una revisión de la reforma de la ley, ya que la reforma proponía la anticoncepción para prevenir embarazos inesperados, y en el informe se puede leer que "el nivel de fracasos de la contracepción es preocupante: el 72% de las IVG [interrupciones voluntarias del embarazo] se realizan con mujeres que recurrían a prácticas anticonceptivas, y en el 42% de los casos esta contracepción se basaba en un método médico, teóricamente muy eficaz (píldora o DIU)". Benigno Blanco señala que “con la nueva ‘Ley del Aborto’ aprobada en el Senado, los no nacidos pierden derechos en España, las mujeres pierden libertad y protección frente al aborto, los escolares se ven abocados a sufrir una estrategia de reingeniería social en materia de sexualidad, la libertad de educación se somete a nuevas restricciones y sólo ganan los negociantes del aborto y los grupos defensores de la ideología de género que están haciendo de España a través de las leyes promovidas por este Gobierno coto privado”. La amplia mayoría social que rechaza el aborto y se preocupa de verdad por la mujer embarazada y que se manifestó en las calles de Madrid el pasado 17 de octubre, seguirá trabajando por la derogación de esta Ley y por la construcción de una sociedad en la que desde el Estado no se imponga un modelo de sexualidad a todos los ciudadanos, se respeten los derechos del no nacido y se ampare solidariamente a la mujer embarazada para que pueda afrontar cualquier dificultad derivada del embarazo o la maternidad.

Más información: Carmen González
Coordinadora de Comunicaciónmailto:Comunicaciónprensa@forofamilia.org
91 510 51 40 / 618 614 294
Foro Español de la Familia http://www.forofamilia.org/

Nueva ley del aborto

El Senado, por el escaso margen de cuatro votos, ha aprobado una nueva ley de aborto. ¿Era necesaria? En España, los niveles de aborto han subido un 115 por ciento en diez años. El gobierno no parecía contento con la astronómica cifra oficial de 115. 112 abortos en 2008. ¿No es verdad que esta ley sólo la necesitaban los abortorios, pues sus prácticas escandalizaron al salir a la luz pública y ser, además, denunciadas en países como Inglaterra, Francia y Dinamarca? Ahora, contra el sentir de la sociedad (contra el aborto ha habido manifestaciones masivas en mayo y octubre de 2009), aprueba una ley de aborto ocultada o no prevista antes de las elecciones. Una ley que favorece prácticas antinaturales, antihumanas y del más crudo salvajismo. Por ley, desde hoy (24 de febrero), las madres tendrán derecho desde el punto de vista jurídico, no desde la legitimidad moral, a matar a su hijo en la cuna de su propio vientre, en donde más protegidos deberían estar los niños. ¿Importa que ello pueda traer graves consecuencias para la madre, para la sociedad y la economía del país? Yo soy madre y siempre he sabido que no era mi derecho matar a ninguno de mis hijos en momento alguno, sino mi deber cuidarlos, de modo especial cuando estaban en mi seno y de pequeñitos. Ese deber de las madres permanece inmutable después de la aprobación de semejante ley, y el peso de la conciencia también, pues ¿qué madre hay sin corazón ni conciencia?

Josefa Romo Garlito

Aborto libre

Justo Aznar*

El pasado día 24, el Senado español aprobó sin enmienda alguna el proyecto de “Ley Orgánica de Salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo”, la generalmente conocida como Ley del Aborto, por una exigua mayoría de 5 votos.
Esto implica que en los próximos cuatro meses dicha Ley se hará efectiva en nuestro país. Día triste para nuestra Sociedad. Profundamente triste, pues en él se ha abierto la puerta al aborto libre en España. Se ha eliminado el cedazo de los requisitos que eran necesarios para que un delito de aborto fuera despenalizado. Se ha dado carta de legalidad al exterminio de seres humanos no nacidos. Al exterminio de los más débiles de los débiles entre nosotros. Al exterminio de los mas inocentes de nuestros hijos.
En 2008 las vidas humanas perdidas por causa del aborto fueron 115.812 y desde que el aborto se aprobó en nuestro país en 1985 más de 1.500.000. Estas cifras van a seguir incrementándose como consecuencia de la nueva ley, algo que sin duda la historia reclamará a aquellos que la han aprobado. Pero nada más lejos de mi ánimo que favorecer la desesperanza. Los defensores de la vida humana podemos y debemos ver esta batalla nuestra por defenderla desde la perspectiva más positiva, perspectiva que nace de la convicción de que esta guerra cruel, pocas habrá que se hayan cobrado tantas vidas humanas, se va a ganar. Desde esta visión esperanzada sugeriría que la actitud de los defensores de la vida se debería centrar en cuatro puntos.
1) Incrementar toda la labor que ahora se esta haciendo con las mujeres embarazadas con problemas, labor que ha sido el objetivo prioritario de la gran mayoría de las asociaciones Provida. En este sentido nuestro centro de acogida de Valencia atendió en 2009 a 941 personas, proporcionándoles ayuda material, psicológica, médica y social. Pero en este sentido debemos implementar nuestras acciones con nuevas e imaginativas iniciativas, pero especialmente, yo diría, que facilitando la reinserción social de estas mujeres.
2) Debemos continuar con la difusión de la cultura de la vida de forma tal que ahogue, por sobre abundancia, la cultura de la muerte promovida por nuestros legisladores. Labor que creo debe ir prioritariamente dirigida a los más jóvenes, y dedicada especialmente a hacerles ver la realidad de la vida humana intrauterina, para lo cual podremos y deberemos utilizar todas las posibilidades que nos dan las nuevas tecnologías. Estoy convencido de que cualquier mujer que constate la realidad biológica de lo que es un hijo suyo de 14 semanas difícilmente podrá optar por eliminarlo.
3) También incrementando nuestra presencia social, preferentemente en nuestras calles, realizada de forma conjunta entre todos los que defendemos la vida, sin fisuras ni protagonismos, centrando nuestra actividad fundamentalmente en fechas concretas, como es el 25 de marzo, que en la gran mayoría de los países, y por supuesto en el nuestro, se va a conmemorar la defensa de la vida humana.
4) Finalmente, y me parece que es una acción decisiva, animando a nuestros políticos, especialmente a los 126 senadores que han votado en contra de esta degradante ley y a todos los parlamentarios que ya lo hicieron con anterioridad en el Congreso, a que si dentro de dos años acceden, tras las elecciones generales, al poder, no olviden lo que ahora han hecho y lo refrenden revocando esta ignominiosa ley. Sería para todos los que defendemos la vida una gran esperanza pensar que cuando transcurra el tiempo nunca les podamos decir ¿Pero que es lo que ustedes hicieron para defender la vida humana cuando por estar en el Gobierno tuvieron posibilidad de hacerlo?

* Presidente de la Asociación Valencia Provida y Director del Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad Católica de Valencia

22.2.10

Pide al presidente del Senado que el senador Lertxundi no participe en el pleno durante la votación de la ley del aborto

20.2.10

La nueva ley del aborto española no ayuda a la mujer necesitada

El actual gobierno español se da toda la prisa que puede para aprobar una nueva ley del aborto. En momentos de crisis económica severa, tal ley no contempla en su articulado ninguna medida eficaz para la ayuda a madres con problemas que quieran continuar su embarazo. Al margen de otras consideraciones, es notorio que esta ley pretende beneficiar a la industria del aborto, no a la mujer necesitada de ayuda.


José Ignacio Moreno Iturralde

Un nuevo estudio sobre maternidad debilita argumentos a favor del aborto

Piero A. Tozzi y Susan Yoshihara C-FAM

Las conclusiones preliminares a las que arriba un destacado investigador biomédico que examina el pronunciado descenso en el número de muertes maternas a lo largo de los últimos cincuenta años en la nación latinoamericana de Chile, al parecer debilitan los argumentos del lobby abortista, según los cuales se necesitan leyes de aborto permisivas para reducir los índices de mortalidad materna. Según el Dr. Elard Koch, epidemiólogo de la facultad de medicina de la Universidad de Chile, la promoción de medidas de «embarazo seguro» como la «detección y control antenatal precoz» con profesional capacitado en clínicas u hospitales es el principal factor responsable de la reducción de la mortalidad materna. «La razón de mortalidad materna se redujo de 275 por 100.000 nacidos vivos en 1960 a 18,7 por 100.000 nacidos vivos en el año 2000, la mayor reducción observada en países de Latinoamérica». Dado que Chile es una nación cuya Constitución y Código Penal protegen la vida del que está por nacer, esta disminución no puede ser atribuida al acceso al aborto legal. De hecho, como lo demuestra este informe preliminar, la mortalidad materna en el país descendió durante la última década, al margen de que el aborto estuviera o no despenalizado. Chile reforzó sus restricciones contra el aborto a fines de los ochenta. Según el Dr. Koch, «Desde 1960 al presente, ha habido un gran avance en el sistema de salud pública y de atención primaria» en Chile, con recursos destinados al desarrollo de «personal de salud altamente capacitado, la construcción de numerosos centros de salud primaria y el incremento en la escolaridad de la población». Al parecer, la educación fue un factor primordial en el mejoramiento de la salud materna del país. Actualmente, Chile presenta un registro de salud materna comparable con el de las naciones desarrolladas. Las estadísticas publicadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ratifican estas conclusiones. Según la OMS, Chile presenta el índice más bajo de mortalidad materna de Sudamérica, mientras que Guyana, que liberalizó significativamente sus leyes a mediados de los noventa argumentando preocupación por el número de muertes maternas, cuenta con los registros más altos. De hecho, un artículo de Irvine Loudon sujeto a arbitraje que fue publicado en el American Journal of Clinical Nutrition en el año 2000, que, quizás, constituye el análisis más exhaustivo sobre el descenso de los índices de mortalidad materna en el mundo desarrollado, confirma que la «repentina y marcada disminución en los índices de mortalidad materna, ocurrida después de 1937, tuvo lugar en todos los países desarrollados y erradicó las amplias diferencias existentes anteriormente en lo que respecta a los índices nacionales de mortalidad. Los principales factores que condujeron a este descenso parecen haber sido las sucesivas mejoras en los cuidados maternos». Como actualmente sucede en Chile, estos grandes avances en el mundo desarrollado ocurrieron antes de que se liberalizara el aborto. Es por ello que, aparentemente, lo que genera la reducción del número de muertes maternas durante el embarazo y el parto es el mejoramiento del acceso a la asistencia médica de calidad en salud materna. Los especialistas en salud materna como la Dra. Donna Harrison, destacada obstetra, indican que si se introduce el aborto en el contexto de los países del mundo en desarrollo sin antes mejorar la atención básica de la salud materna, aumenta el riesgo de mortalidad, ya que los sistemas de salud no pueden brindar una respuesta adecuada a las complicaciones derivadas de técnicas de cirugía invasiva como el aborto. De hecho, naciones como Sudáfrica, que cuenta con uno de los regímenes más liberales en materia de aborto, han experimentado un incremento en el número de muertes maternas que se atribuye, en parte, a las complicaciones desencadenadas a causa del aborto legal. El Dr. Koch presentó su propuesta preliminar en la reunión inaugural del International Working Group for Global Women's Health Research el pasado mes, en Washington D.C.

Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano

El Foro de la Familia solicita al Gobierno que deje de excluir a la familia de la toma de decisiones que la afectan directamente

La creación de la Comisión de Calificación del ICAA hubiese sido una ocasión estupenda para manifestar un poco de respeto y aprecio a los padres de familia. Madrid, 17 de febrero de 2010.- La decisión del director general del Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) de excluir de la Comisión de Calificación de películas cinematográficas a los representantes de los padres de familia, es una manifestación más del rechazo del Gobierno de Rodríguez Zapatero a dar a la familia el reconocimiento que se merece por su inmensa aportación a la sociedad.

El Foro de la Familia considera que seria muy razonable que los padres de familia como solicitó Concapa, por ejemplo, estuviesen presentes en una comisión que emite una valoraron sobre las películas de cine que es de mucho interés para los padres a la hora de decidir con sus hijos que películas ven. Este Gobierno viene caracterizándose por rechazar, una vez y otra, cualquier presencia pública e institucional de los padres de familia en ámbitos de decisión en el seno de las administraciones públicas. El presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, destaca que “hubiese sido una ocasión estupenda para manifestar un poco de respeto y aprecio a los padres de familia que el señor Guardans, director general del ICAA, no hubiese vetado a los padres de familia a la hora de decidir la composición de la Comisión de Calificación”. El Foro de la Familia pide al Gobierno de la nación que deje de excluir sistemáticamente a los representantes de las asociaciones de los padres de familia de los procesos de toma de decisiones sobre cuestiones que afectan directamente a la familia y a los propios padres como educadores de sus hijos.

Atentamente,
Carmen González
Responsable de Comunicación

Los riesgos de la píldora del día después

Los riesgos de la píldora
Miguel A. Martínez-González y Miguel Delgado-Rodríguez

Hace 50 años se autorizó en Estados Unidos la venta al público del primer anticonceptivo oral a base de hormonas1. Desde entonces, millones de mujeres han usado la píldora2**, y se han podido conocer cada vez mejor sus efectos secundarios. Los estudios disponibles prueban que tiene riesgos importantes, como mostramos aquí. En cambio, los modernos métodos naturales para diagnosticar y regular la fertilidad son seguros y fiables, tema al que dedicaremos un próximo artículo.

Inicialmente, los anticonceptivos combinados (AC) que contienen hormonas femeninas (estrógenos y progestágenos) suscitaron miedos porque aumentaban el riesgo cardiovascular (infarto de miocardio, trombosis cerebral). Esto llevó a reducir progresivamente las dosis de estrógeno3. Se pensaba que el estrógeno era el único responsable. Así, surgieron sucesivamente AC de primera, segunda y tercera generación. Además se introdujeron nuevas moléculas de progestágenos4-6. Durante un tiempo se admitió que los AC más recientes ya no incrementaban el riesgo cardiovascular. Por desgracia a mediados de los 90 se supo que eran precisamente los AC de tercera generación (Minulet, Gynovin, Microdiol, Meliane, Melodene, Gestinyl) los asociados a mayor riesgo de trombosis, pero no de tipo arterial sino venosa2**,7,8**,9,10*-13. Esto es importante, porque en mujeres menores de 40 años la trombosis venosa (en las venas de las extremidades o en la vena pulmonar, que puede ser mortal) es unas 5 veces más frecuente que la arterial (que puede producir infarto de miocardio o accidente cerebrovascular). Actualmente está claro que todos los AC aumentan el riesgo de trombosis venosa. El riesgo absoluto es de por sí muy bajo en mujeres jóvenes y sanas. Por eso, en ellas son excepcionales los casos atribuibles a AC, aunque el efecto adverso cardiovascular puede ser más importante en fumadoras, obesas, hipertensas, diabéticas o mujeres con migraña.
Los riesgos de trombosis venosa periférica, embolia pulmonar o trombosis venosa cerebral asociados a AC se incrementan mucho si la mujer tiene propensión a la trombosis (trombofilia). Esto ocurre en mujeres con mutación del factor V de Leiden de la coagulación (aproximadamente el 4% de las mujeres), o con otras trombofilias, que incluyen la deficiencia de antitrombina, de proteína C, de proteína S, la resistencia a proteína C activada, mutación del gen de la protrombina, hiperhomocisteinemia o anticuerpos antifosfolípidos2**,7,8**,9,10*-13,14**,15. Como no se hace una detección sistemática de estas alteraciones, no es fácil saber si una mujer que empieza a usar AC pertenecerá o no a alguno de estos grupos con propensión a trombosis.

Mayor riesgo de cáncer de mama

Además de los efectos adversos cardiovasculares de los AC, surgieron dudas acerca de su papel cancerígeno. La International Agency for Research on Cancer (IARC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificaron ya en 1999 a los AC como carcinógenos demostrados16- 17. Se argumenta en su defensa que el mayor riesgo de cáncer de mama observado en algunos estudios se compensa con un menor riesgo de cáncer de ovario o endometrio. La realidad es que el cáncer de mama es muy frecuente y los otros son mucho más raros, por lo que al proteger de lo raro y perjudicar en lo frecuente, su saldo es desfavorable. No todos los estudios epidemiológicos han hallado un mayor riesgo de cáncer de mama en las consumidoras de AC. Tales estudios (casi todos ellos de casos y controles) comparan el uso de AC entre casos (mujeres con cáncer) y controles (mujeres sin cáncer). Estos diseños de casos y controles son propensos a errores de diversos tipos que pueden invalidar los resultados, por lo que no siempre se pueden considerar como prueba de una relación verdaderamente causal18**,19-20. Se podría salir de dudas si se hiciesen ensayos clínicos con asignación aleatoria de los AC. En este tipo de estudios, el azar distribuye a las mujeres que tomarán o no los AC y por la ley de probabilidad ambos grupos serán iguales en todo menos en que unas consumen AC21-22. Es un diseño muy robusto, pero requeriría seguimientos prolongados y la necesidad de incluir a decenas de miles de mujeres, ya que el cáncer de mama en mujeres menores de 50 años se presenta con una frecuencia de 1 caso por 10.000 mujeres y año. Por eso se consideró que no era factible este tipo de diseño.

Un ensayo concluyente

Sin embargo, a partir de la menopausia la frecuencia de este cáncer aumenta mucho y ha existido por parte de muchos profesionales la tendencia a reemplazar el descenso hormonal de la mujer con hormonas similares a las utilizadas en los AC. De hecho, a principios de los años 90, las hormonas sustitutivas en la menopausia eran el tratamiento farmacológico que más se prescribía en Estados Unidos23. Resultaba, por tanto, más factible realizar un ensayo clínico con asignación al azar para este tratamiento. Hasta el año 2002 no se dispuso de los resultados del ensayo más importante (Women's Health Initiative)24**. Se estudiaron más de 16.000 mujeres, la mitad recibieron hormonas y la otra mitad no. Tuvo que detenerse el ensayo al observar un riesgo de cáncer de mama significativamente superior en quienes tomaban las hormonas. El riesgo de cáncer de mama fue un 26% superior con las hormonas que con placebo. Las hormonas también presentaron mayor riesgo de infarto de miocardio (un 29% más), trombosis cerebral (41% más) y embolia pulmonar (113% más). En cambio, fue menor el riesgo de fracturas osteoporóticas (reducción del 24%) y cáncer colorrectal (reducción del 37%). El saldo global fue claramente negativo e hizo cambiar radicalmente la práctica clínica. Hoy día el criterio médico mayoritario es prescindir de hormonas sustitutivas en la menopausia25. Téngase en cuenta que la potencia de los estrógenos postmenopáusicos como tratamiento sustitutivo es unas 6 veces menor que la de los AC2**.

Saldo negativo

Parece bastante lógico pensar que una exposición prolongada a AC que contienen estrógenos elevará el riesgo de cáncer de mama. Las hormonas probablemente son promotoras y no inductoras del cáncer16. Es bien conocido que una mayor exposición a estrógenos se acompaña de mayor riesgo25,26. Así, las mujeres con menarquia precoz y menopausia tardía, que pasan más tiempo sometidas a influencia estrogénica, presentan mayores tasas de cáncer de mama26,27. También es llamativa la observación sistemática de mayores tasas de este cáncer a medida que se extiende en un país el uso de AC28,29. Los resultados de ensayos hormonales en la menopausia también apoyan que los AC favorecerán que se produzca cáncer de mama24**,25. Los AC incrementan además el riesgo de cáncer de cuello de útero25,30. Por otra parte, no hay ninguna duda que los AC reducen el riesgo de cáncer de ovario y también hay pruebas de que pueden reducir el de endometrio25. Hay que resaltar que estos dos cánceres son más raros que el de mama. Una posible protección débil frente el riesgo de cáncer de colon (también menos frecuente que el de mama) no puede excluirse, pero hacen falta
mejores estudios. El saldo global es pues desfavorable. De hecho, una nueva valoración de la OMS en 2005 confirmó la clasificación de los AC como carcinógenos demostrados17. www.unav.es/preventiva

Cáncer y trastornos vasculares

Se ha escrito mucho sobre los anticonceptivos y sus efectos en la salud de la mujer. La mejor perspectiva científica se obtiene al repasar los metaanálisis que han aparecido sobre el consumo de AC, ya que no es bueno guiarse por un solo estudio. Un metaanálisis integra todos los estudios realizados sobre un mismo tema31. Al final se obtiene una medida combinada del efecto que se llama riesgo relativo (RR). El RR es el número de veces que es más probable que se produzca una enfermedad en las consumidoras de AC comparadas con las no consumidoras21. Un RR superior a la unidad indica que las consumidoras tienen mayor riesgo. Por ejemplo, si RR = 1.5, se interpretará que quienes usaban anticonceptivos tenían un 50% más de riesgo de desarrollar la enfermedad. En cambio, un RR inferior a la unidad indica protección. Así, un RR = 0.7, indicará que los anticonceptivos reducen el riesgo en un 30%. En la tabla se comparan los RR encontrados en los distintos metaanálisis. Cada uno incluye y resume entre 5 y 15 estudios. Para valorar si la enfermedad es frecuente o rara, se presenta también un valor aproximado sobre cuál es la frecuencia media con que una mujer desarrollará la enfermedad alguna vez en la vida. Se aprecia que los AC elevan el riesgo de enfermedades frecuentes. Las pocas que se asocian a menor riesgo son más raras. www.unav.es/preventiva

Efectos de los anticonceptivos hormonales sobre enfermedades frecuentes.
Enfermedades frecuentes Frecuencia (riesgo medio alguna vez en la vida)
Metaanálisis
RR (IC 95%)
a
Comentarios
Hipertensión arterial 50-60% - 1.8 (1.5-2.3) b Sólo mientras se consumen, el riesgo baja al dejarlos
Infarto de miocardio 25-30% J Clin Endocrinol
Metab 2005;90:3863
1.8 (1.4-2.4) Sólo se consideraron anticonceptivos recientes con baja dosis de estrógenoc
Accidente cerebrovascular
15-20% J Clin Endocrinol
Metab 2005;90:3863
2.1 (2.6-2.9) Sólo se consideraron anticonceptivos recientes con baja dosis de estrógeno
Accidente cerebrovascular
15-20% JAMA 2000;284:72 2.8 (2.2-3.4) Estrógenos tanto a dosis bajas como altas (mientras se usaban)
Cáncer de mama
10-12% Mayo Clin Proc
2006;81:1290
1.2 (1.1-1.3) El riesgo es mayor si se usan antes del primer embarazo a término
Tromboembolismo venoso
5-10% Thromb Haemost
2005;94:17-25
3.1 (2.2-6.4) Cualquier anticonceptivo hormonal
Tromboembolismo venoso
5-10% BMJ 2001;323:1 1.7 (1.4-2.0) Anticonceptivos de 3ª generación comparados con los de 2ª generaciónd
Cáncer colorrectal 5-10% Hum Reprod Update
2009;15:489
0.8 (0.7-1.0) Se encontró protección débil, el límite superior de confianza fue 0.97

Enfermedades poco frecuentes Frecuencia (riesgo medio alguna vez en la vida)
Metaanálisis
RR (IC 95%)
Comentarios
Cáncer endometrial 2-3% Obstet Gynecol
1995;85:793
0.3 a 0.5e Cuantos más años de exposición, menor riesgo
Cáncer de ovario 1-2% Lancet 2008;371:303 0.7 (0.7-0.8) La reducción del riesgo persistía también a largo plazo
Cáncer de cérvix <1% Lancet 2002;359:1085 2.8 (1.5-5.4) Si se usaron durante ³10 años, el RR
= 4.0 (2.1-8.0)
Cáncer de hígado <1% J Hepatol 2007;47:506 1.6 (1.0-2.5) Al excluir el estudio MILTS (financiado por Schering) RR = 1.7 (1.1-2.6)
a IC 95%: intervalo de confianza al 95%. El intervalo de confianza proporciona un rango de valores creíbles para el
RR. Si en ese rango se incluye el 1, puede decirse que las diferencias no son significativas. Los valores de RR e IC
95% se han redondeado a un sólo decimal en aras de la brevedad.
b Circulation 1996;94:483 (cohorte de las enfermeras)
c Está asumido universalmente que cuanta más dosis de estrógeno tiene un anticonceptivo, mayor riesgo de enfermedad cardiovascular presenta. Este metaanálisis sólo incluyó anticonceptivos con baja dosis de estrógeno y encontró mayor riesgo. Por lo tanto, no tiene fundamento científico la creencia en que los anticonceptivos con baja dosis de estrógeno no aumentan el riesgo cardiovascular.
d Paradójicamente hay quienes siguen manteniendo la creencia de que los anticonceptivos más modernos tienen menor riesgo de trombosis venosa, cuando precisamente lo que demostró este metaanálisis es que los anticonceptivos más recientes tenían mayor riesgo.
e Es un metaanálisis más antiguo y no ofrece intervalos de confianza para el RR.

www.unav.es/preventiva

La alternativa sin riesgos

Muchas veces se ha aducido que, aunque los AC tengan todos estos efectos adversos, representarían un beneficio neto para la salud de la mujer porque previenen un embarazo que podría empeorar su salud o que simplemente no se desea, muchas veces por motivos muy razonables. La disyuntiva no es elegir entre AC o embarazo. Es preciso preguntarse antes si no hay otras opciones. Esto lleva a pensar en algo más natural. De hecho, los AC representan una intervención dirigida intencional y primariamente a impedir una función sana del cuerpo. En cambio, los métodos basados en el conocimiento de la fertilidad (Fertility Awareness Based)32 se dirigen a educar y capacitar para identificar el periodo del ciclo menstrual en que la mujer es fértil. En las evaluaciones más recientes de algunos de estos métodos (sintotérmico con doble chequeo) se ha demostrado que tienen alta efectividad (en condiciones reales, no sólo ideales) equiparable a la de los AC33, como veremos en otro artículo.

Referencias
1. Marks L. Sexual Chemistry. A history of the contraceptive pill. New Haven: Yale University
Press, 2001.
Lara Marks presenta en esta monografía los orígenes científicos de la píldora contraceptiva y los pasos que la precedieron a principios del siglo XX. Se pregunta porqué la píldora tardó tanto en desarrollarse y porqué no acabó siendo la panacea social que sus inventores pretendían que fuese. Se revisan los diversos problemas que la píldora contraceptiva ha suscitado incluyendo la inaceptabilidad para los católicos que quieran ser fieles a la Iglesia, el rechazo en algunos países como la India y Japón, su excesivo coste para las mujeres de países pobres y los riesgos de enfermedad cardiovascular que conlleva. Paradójicamente, Marks defiende un potencial papel preventivo para el cáncer, pasando por alto los metanálisis que aquí citamos o los resultados de ensayos de la envergadura del Women's Health Initiative (ref. 24).
2. Gomes MP, Deitcher SR. Risk of venous thromboembolic disease associated with hormonal contraceptives and hormone replacement therapy: a clinical review. Arch Intern Med 2004;164:1965-76.**
Se afrontan conjuntamente los riesgos de trombosis venosa de contraceptivos orales y terapia hormonal en la menopausia. Es una revisión sistemática no cuantitativa con enfoque es más clínico que epidemiológico. A pesar de no integrar cuantitativamente los resultados, el trabajo es exhaustivo y presenta una metodología rigurosa y reproducible. Revisa 46 estudios epidemiológicos originales de contraceptivos orales y riesgo de tromboembolismo venoso, la mayoría son de casos y controles. Los RR oscilan entre 2 y 6. La consistencia es alta. Los contraceptivos de tercera generación presentan mayor riesgo que los de segunda. El riesgo aumenta exponencialmente si la mujer padece trombofilia.
3. Tanis BC, Rosendaal FR. Venous and arterial thrombosis during oral contraceptive use: risks and risk factors. Semin Vasc Med 2003;3:69-84.
4. Erkkola R. Recent advances in hormonal contraception. Curr Opin Obstet Gynecol 2007;19:547-53.
5. Benagiano G, Bastianelli C, Farris M. Contraception today. Ann N Y Acad Sci 2006;1092:1-32.
6. Spencer AL, Bonnema R, McNamara MC. Helping women choose appropriate hormonal contraception: update on risks, benefits, and indications. Am J Med 2009;122:497-506.
Es una revisión algo informal y narrativa, con poca atención a los aspectos cuantitativos del riesgo. Comete algunos errores, especialmente en lo referente a cáncer, pues no tiene en cuenta los metaanálisis cuantitativos previos ni los ensayos con hormonas en la menopausia. No obstante puede resultar útil para conocer los preparados actuales.
7. Wu O, Robertson L, Langhorne P, Twaddle S, Lowe GD, Clark P, Greaves M, Walker ID, Brenkel I, Regan L, Greer IA. Oral contraceptives, hormone replacement therapy, thrombophilias and risk of venous thromboembolism: a systematic review. The Thrombosis: Risk and Economic Assessment of Thrombophilia Screening (TREATS) Study. Thromb Haemost 2005;94:17-25.
Revisión sistemática con metaanálisis cuantitativo que integra 9 estudios. El objetivo es valorar específicamente el riesgo de tromboembolismo venoso en mujeres con alteraciones de la coagulación que consumen contraceptivos o terapia hormonal en la menopausia. Se identificaron 201 estudios, pero sólo 9 de ellos cumplían los criterios de inclusión. En mujeres con la mutación del Factor V Leiden se multiplicaba por 15.6 veces el riesgo de tromboembolismo venoso si usaban contraceptivos y por 13.2 veces si usaban hormonas en la menopausia.
8. Vandenbroucke JP, Rosing J, Bloemenkamp KWM, et al. Oral contraceptives and the risk of venous thrombosis. N Engl J Med 2001;344:1527-35.**Revisión narrativa clásica abundantemente citada en la literatura. Se analizan con detalle los mecanismos moleculares que explican el riesgo tromboembólico asociado a contraceptivos combinados. Se deja claro que la evidencia disponible cuestiona el mito ingenuo de que al reducir la dosis de estrógeno, desaparecerán los problemas cardiovasculares.
9. Vandenbroucke JP, Koster T, Briët E, Reitsma PH, Bertina RM, Rosendaal FR. Increased risk of venous thrombosis in oral-contraceptive users who are carriers of factor V Leiden mutation. Lancet 1994;344:1453-7.
Estudio pionero de casos y controles que identificó la interacción entre la mutación del factor V Leiden y los contraceptivos orales en el riesgo de tromboembolismo venoso.
10. van Hylckama Vlieg A, Helmerhorst FM, Vandenbroucke JP, Doggen CJ, Rosendaal FR. The venous thrombotic risk of oral contraceptives, effects of oestrogen dose and progestogen type: results of the MEGA case-control study. BMJ 2009;339:b2921.* Estudio reciente de casos y controles que permite, por su gran tamaño, individualizar con precisión los riesgos de tromboembolismo venoso específicamente asociados a cada progestágeno. En conjunto, los contraceptivos recientes multiplicaban el riesgo por 5. Los progestágenos con mayor riesgo fueron Desogestrel (MarvelonÒ, Organon; CerazetteÒ, Organon), Ciproterona (DianeÒ, Bayer-Schering) y Drospirenona (YasminÒ, Bayer-Schering) con riesgos relativos en torno a 6-7. Para el Levonorgestrel (NeogynonÒ, Bayer-Schering MicrovlarÒ, Bayer-Schering) el riesgo relativo fue de 3.6. Los riesgos relativos fueron mucho mayores en los primeros meses de uso, llegando a ser superiores a 12 para los tres primeros meses de uso.
11. Christiansen SC, Cannegieter SC, Koster T, Vandenbroucke JP, Rosendaal FR. Thrombophilia, clinical factors, and recurrent venous thrombotic events. JAMA 2005;293:2352-61.
12. Rosendaal FR, Helmerhorst FM, Vandenbroucke JP. Female hormones and thrombosis. Arterioscler Thromb Vasc Biol 2002;22:201-10.
13. Rosendaal FR, Helmerhorst FM, Vandenbroucke JP. Oral contraceptives, hormone replacement therapy and thrombosis. Thromb Haemost 2001;86:112-23.
14. Kemmeren JM, Algra A, Grobbee DE. Third generation oral contraceptives and risk of
venous thrombosis: meta-analysis. BMJ 2001;323:131-4.** Metaanálisis que compara específicamente los contraceptivos recientes (de tercera generación) frente a los de segunda generación. Encuentra mayor riesgo de tromboembolismo venoso (1.7 veces más) con los más recientes (tercera generación). Llama la atención que el efecto adverso queda más claro en los estudios que no fueron financiados por la industria farmacéutica. Es decir, una de las principales razones para explicar la heterogeneidad de los estudios analizados es su fuente de financiación. Se denuncia que la industria ocultó resultados de estudios sobre contraceptivos que no los favorecían.
15. Dentali F, Crowther M, Ageno W. Thrombophilic abnormalities, oral contraceptives, and risk
of cerebral vein thrombosis: a meta-analysis. Blood 2006;107:2766-73.
16. IARC. IARC monographs on the evaluation of carcinogenic risks to humans, volume 72, hormonal contraception and post-menopausal hormonal therapy. Lyon: IARC, 1999.
17. Cogliano V, Grosse Y, Baan R, Straif K, Secretan B, El Ghissassi F, WHO Internationa
Agency for Research on Cancer. Carcinogenicity of combined oestrogen-progestagen contraceptives and menopausal treatment. Lancet Oncology 2005; 6:552-553. El riesgo relativo de desarrollar cáncer de mama se eleva en las usuarias comparadas con las que nunca los usaron. A los 10 años de dejar de usarlos, el incremento de riesgo revierte a niveles similares a los de nunca usuarias. Las biopsias obtenidas en mujeres que participaron en ensayos muestran que el uso de contraceptivos incrementa la proliferación de las céulas epiteliales mamarias.
18. Kahlenborn C, Modugno F, Potter DM, Severs WB. Oral contraceptive use as a risk factor for premenopausal breast cancer: a meta-analysis. Mayo Clin Proc
2006;81:1290-302.** Metanálisis de 34 estudios sobre contraceptivos y cáncer de mama, publicados a partir de 1980. El riesgo de cáncer de mama premenopáusico aumentaba significativamente (un 19%), especialmente si se habían usado los contraceptivos 4 o más años antes del primer embarazo a término (incremento del 52% del riesgo).
19. Delgado-Rodríguez M, Sillero-Arenas M, Rodriguez-Contreras R, López Gigosos R, Gálvez Vargas R. Oral contraceptives and breast cancer. A meta-analysis. Rev Epidemiol Sante Publique 1991;39:165-81.
20. Collaborative Group on Hormonal Factors in Breast Cancer. Breast cancer and hormonal contraceptives: collaborative reanalysis of individual data on 53 297 women with breast cancer and 100 239 women without breast cancer from 54 epidemiological studies. Collaborative Group on Hormonal Factors in Breast Cancer. Lancet 1996;347:1713-27. 21. De Irala J, Martínez-González MA, Seguí-Gómez M (eds.). Epidemiología aplicada. 2ª ed. Barcelona: Ariel, 2008.
www.unav.es/preventiva

22. Martínez-González MA, Sánchez-Villegas A, Faulin Fajardo FJ (eds.). Bioestadística
amigable (2ª ed.). Madrid: Díaz de Santos, 2006.
23. Herrington DM. Hormone replacement therapy and heart disease. Replacing dogma with data. Circulation 2003;107:2-4.
24. Writing group from the Women's Health Initiative Randomized controlled trial. Risks
and benefits of estrogen plus progestin in healthy postmenopausal women. JAMA 2002;288;321-33.** Primeros resultados del ensayo aleatorizado más importante sobre terapia combinada con estrógenos (0,625 mg/d de estrógenos equinos combinados) y progestágenos (2,5 mg/d de medroxipogesterona) en 16608 mujeres sanas postmenopáusicas, 8506 fueron asignadas al azar a hormonas y 8102 a placebo. Después de una media de 5,2 años de seguimiento el ensayo se detuvo por un exceso significativo de cáncer de mama (26% más) en las asignadas a hormonas. En las asignadas a hormonas también fue superior el riesgo de accidentes cerebrovasaculares (41% más), de infarto de miocardio (29% más) y embolias pulmonares (112% más). En cambio fue menor el riesgo de fracturas de cadera (34% menos), cáncer colorectal (37% menos) y cáncer de endometrio (17% menos).
25. US Preventive Services Task Force. Hormone replacement therapy for the prevention of chronic conditions in postmenopausal women. http://www.ahrq.gov/clinic/uspstf/uspspmho.htm consultado el 30-01-2010
26. Clemons M, Goss P. Estrogen and the risk of breast cancer. N Engl J Med 2001;344:276- 85.
Revisión narrativa extensa sobre la relación entre exposición a estrógenos y cáncer de mama que se ha reconocido desde que, hace más de 100 años, George Beatson demostró que la extirpación bilateral de los ovarios resultaba en la remisión de un cáncer de mama en una mujer premenopáusica.
28. Colditz G. Epidemiology and Prevention of Breast Cancer. Cancer Epidemiol Biomarkers
Prev 2005;14:768-72.
29. McMahon B. Epidemiology and the causes of breast cancer. Int. J. Cancer 2006:118:2373- 78 .
30. Moreno V, Bosch FX, Muñoz N, et al. Effect of oral contraceptives on risk of cervical cancer in women with human papillomavirus infection: the IARC multicentric case-control study. Lancet 2002;359:1085-92. El uso de contraceptivos durante 5-9 años multiplicaba por 2.82 veces el riesgo. Si se habían usado 10 o más años, este factor subía a 4.03.
31. Delgado-Rodríguez M. Systematic reviews of meta-analyses: applications and limitations. J
Epidemiol Community Health 2006;60:90-2.
32. Pallone SR, Bergus GR. Fertility Awareness-Based Methods: another option for family planning. J Am Board Fam Med 2009;22:147-57.
33. Frank-Herrmann P, Heil J, Gnoth C, Toledo E, Baur S, Pyper C, Jenetzky E, Strowitzki T, Freundl G. The effectiveness of a fertility awareness based method to avoid pregnancy in relation to a couple's sexual behaviour during the fertile time: a prospective longitudinal study. Hum Reprod 2007;22:1310-9.

17.2.10

Consideración jurídica del aborto

No parece existir discrepancia en definir la ley como una "ordenación racional". Una ordenación contraria a la razón, no razonable, sería una arbitrariedad y no sería una ley. Esta consideración tiene que ver con el proyecto de ley de nueva regulación del aborto. Y, aunque no es ese el objeto sobre el que se quiere reflexionar, tampoco sobra decir, aquí y desde el principio, que algo falla en nuestra ordenación jurídica cuando lo que, por ley, es un delito hoy, pase mañana, por ley, a ser un derecho. La mezcla de positivismo (lo que se regula por ley no es discutible por la razón) con relativismo (lo que la ley regula hoy como blanco puede regularlo mañana como negro) produce, desde luego, efectos contrarios al Derecho y a la razón, y, además, introduce la inseguridad jurídica en la sociedad y destruye el fundamento de los valores en los individuos.

La nueva regulación del aborto, no obstante la polémica que ha provocado, facilita la consideración jurídica de ese hecho. En el debate sobre el principio de la vida del concebido y no nacido, sobre las primeras fases de desarrollo que siguen a la fecundación, sobre el feto y tantos aspectos más, la consideración jurídica se veía dificultada por las discrepancias científicas en las que el jurista poco tenía que decir. No así el Derecho que, desde la antigüedad, tuvo en cuenta las previsiones de los padres sobre el hijo que estaba llamado a nacer, en especial a efectos de sucesión de derechos, y respecto del propio hijo concebido y no nacido, el al que la ley protegía y protege en todo lo que le sea favorable (art. 29 del Código civil) siempre que llegue a nacer en las condiciones que llevan a reconocer a efectos civiles la condición de persona: se reputará nacido el feto que tenga figura humana y viva veinticuatro horas desprendido del seno materno (art. 30 Cc)

Haber trasladado la regulación del aborto a un tiempo más allá de la concepción y también de las primeras semanas siguientes, permite al jurista plantearse y considerar razonablemente la nueva ordenación legal que se pretende. Y, precisamente porque la ley debe ser una ordenación racional y no una regulación arbitraria, lo primero que llama la atención del jurista es que se pueda llegar a una transacción política, a un acuerdo, sobre si se puede abortar legalmente sin condiciones antes de un plazo o de otro. Es igual que se trate de veinte semanas que de catorce o de veinticuatro. En una regulación racional que lleva a considerar legal que se permita impedir que se produzca un desarrollo hasta el nacimiento ya no se debate sobre si el óvulo fecundado, la célula o como proceda llamarlo, tiene caracteres genéticos propios y diferentes de los de la madre y el padre. Se debate sobre cuándo se puede impedir legalmente que se produzca un desarrollo hasta el nacimiento.

Y, llegados a ese punto de la reflexión, ajena al debate científico sobre la individualización y sobre la propia identidad diferenciada, situar la posibilidad de impedir un desarrollo vital hasta el nacimiento en un tiempo u otro pone de manifiesto elementos propios de irracionalidad en cuanto no se presentan argumentos que diferencien un momento de otro porque no puede ser argumento racional la evolución natural en el desarrollo. O, lo que es lo mismo, si se considera que la ley permite abortar hasta las veinte semanas desde la concepción porque así se aprobara, habría que mantener con igual fundamento que también se podía legalizar el aborto hasta el momento inmediato anterior al nacimiento. El rechazo a esta consideración, por exagerada, tiene el mismo fundamento que si se traslada el debate a la legalización sólo antes de la semana diecinueve, quince, trece... Y, lo que es más inquietante, con el fundamento de "lo acordado" y "lo regulado por ley" sin fundamentación alguna, tampoco habría obstáculo para mantener que se puede eliminar el feto nacido dentro de las veinticuatro horas siguientes al nacimiento, porque aún no tiene la consideración de nacido "a efectos civiles".

Cuando el jurista llega a este punto de la consideración se plantea inevitablemente la duda sobre si el bien jurídicamente protegido es la vida o la persona. Entrar otra vez en el debate sobre cuando hay vida propia, individualizada, en el concebido conduce a donde el jurista se veía excluido por carencia de conocimientos científicos especializados. Pero, trasladado el debate a cuando ya no hay duda científica sobre la individualización del feto, la palabra "vida" adquiere una relevancia indiscutible que supera los límites de lo científico. Si es legal el aborto hasta un momento en el que se reconoce individualidad propia al feto y se considera ilegal el aborto desde ese momento no existiendo aún una "persona" a efectos civiles, eso sólo puede significar que la ley protege "la vida". Y, algo más, eso significa que la ley, ordenación racional, se atribuye la legitimidad para determinar desde cuando hay una vida propia e individualizada que se protege hasta el tiempo del nacimiento y de la vida no dependiente. Y, más aún, eso significa que la ley se atribuye la legitimidad para modificar el tiempo en que hay vida, bien jurídico protegible, cuando así convenga, cuando así se acuerde por los representantes del pueblo soberano.

Esta insatisfactoria conclusión no es distinta a la que se llega cuando se parte del concepto "persona" como alternativa a "cosa". Lo que puede llamar la atención cuando se mantiene que una persona es un semoviente (como un animal vivo lo es) y que un cadáver es un bien mueble, podría no ser tan llamativo si se considera que el nacido con figura humana y veinticuatro horas vivo fuera del seno materno, es persona física, mientras que hasta ese momento el concebido y no nacido es una cosa. Una cosa sobre la que se pueden tener derechos y, quizá, también obligaciones. Habría derecho a eliminar esa cosa y a abandonarla respetando las condiciones de higiene y salubridad que la sociedad exige. Habría obligación de mantener el desarrollo de esa cosa sólo desde el tiempo en que se considerara ilegal el aborto y hasta que pasara a ser civilmente persona física. Ese límite en el tiempo, relativo y variable, dependería de la ley vigente en cada momento. Basta considerar esa relatividad para negar que una ley habilitadora se pueda considerar "ordenación racional". Considerar "cosa" al ser individualizado que en su desarrollo natural puede llegar a ser persona física a efectos civiles es jurídicamente insatisfactorio, rechazable.

Y, a pesar de la calificación que merece esa conclusión, sólo aceptándola se puede asumir jurídicamente que sobre esa "cosa" que puede llegar a nacer y ser persona física tiene un "derecho" la madre. Aunque pudiera resultar escandaloso, si se admite que el concebido y no nacido es una "cosa", parece jurídicamente obligado considerar que sobre esa cosa, genéticamente individualizada y diferente de la madre y del padre, lo que existe es una copropiedad de ambos o, si se prefiere, una comunidad de derechos y, en su caso, obligaciones. Parece insostenible en Derecho tratar así la cuestión, pero no es una tesis que se mantiene, sino una hipótesis que resulta de una regulación legal sobre el derecho al aborto y de una consideración social que no es identificable con "yo lo he parido, yo decido", que se referiría al derecho sobre la vida del nacido, del "parido", sino con "en mí se concibió y en mí se gestó, yo decido". Y a partir de esa consideración parece poco discutible que el "derecho" sobre esa "cosa" tiene dos titulares jurídicos, dos obligados en Derecho. Carecería de sentido, no sería una "ordenación racional", que para concebir "naturalmente" fueran necesarios dos, que en la gestación sólo contara "jurídicamente" una y que desde la vida independiente fuera del seno materno surgieran los derechos y responsabilidades del padre. De nuevo se llega a una conclusión jurídicamente insatisfactoria y rechazable.

Sólo como cuestión conexa a lo que es objeto de esta consideración parece preciso considerar los motivos que pudieran hacer "legal" el aborto. Hasta aquí se ha tratado de "la voluntad", la decisión de la madre. Pero también habría que considerar las deficiencias del concebido no nacido y el riesgo de daños mentales de la madre en la gestación o en el parto.

El primer motivo que pudiera justificar el aborto, impedir que llegue a nacer una persona con enfermedad, deformaciones o anormalidad, sólo podría encontrar fundamento si se niega el derecho a la vida del concebido y se hace prevalecer sobre su derecho la voluntad de la representación mayoritaria popular, democrática, o la de la madre. Pero si fuera así: o se trata de eliminar el nacimiento de personas enfermas, deformes o anormales, en cuyo caso el aborto debería extender sus efectos más allá del nacimiento, incluso hasta que esas deficiencias se comprobaran en el ya nacido, descriminalizando su muerte; o se trata de proteger la voluntad de la madre que no desea tener un hijo con esas deficiencias, en cuyo caso, la ley hace depender la vida de la voluntad de otro o entiende que el concebido y no nacido es una "cosa" que puede ser eliminada por "defectuosa".

Respecto de los riesgos psíquicos para la madre, desechando tratar aquí la existencia de posibles corruptelas, parece razonable que entre impedir la vida, del concebido, o procurar una vida normal, de la madre, la opción debe ser respetar la vida y proteger al afectado. La ley debe procurar los remedios, que los hay, para conseguir esa solución. Aceptar ese motivo como justificación para impedir que el concebido llegue a ser persona física, conduce una vez más a su consideración como "cosa" o a otorgar a la representación democrática el derecho a vivir de quien no ha cometido delito alguno. No se trata aquí sobre los riesgos físicos en la madre si se produjera el nacimiento, la decisión entre "dos vidas", situaciones y momentos que condicionan la decisión porque es un debate diferente.

Hay que volver al principio. Una ley, "ordenación racional", que afecta al concebido y no nacido, cuya relevancia jurídica reconoce el Código civil y la doctrina del Tribunal Constitucional, exige coherencia en su fundamentación. El cambio que pudiera producir una "ley de plazos", legalidad del aborto sin condiciones hasta un cierto tiempo de gestación, facilita el descubrimiento de la "irracionalidad" del fundamento de una ley que permita el aborto voluntario. Superado el debate científico sobre el tiempo de viabilidad, de individualización, de funcionamiento propio e independiente, queda a la vista del observador jurídico que cualquier decisión sobre el tiempo en el que se puede impedir al concebido que llegue a nacer contiene todos los elementos propios de la arbitrariedad. Y nos sitúa a todos ante un poder social sobre la vida, ante el hecho de que una vida dependa de una conveniencia política, de un acuerdo, de una transacción, o de la voluntad, precisamente, de quien por su propia naturaleza es un ser preparado para concebir y dar vida.



JULIO BANACLOCHE PÉREZ
Abogado

15.2.10

España Vida Sí

13.2.10

Manifiesto del Instituto E. Mounier en defensa de toda vida humana

Las mujeres y los hombres que formamos parte del Instituto E. Mounier, frente a quienes propugnan hoy una nueva ley del aborto, afirmamos:

El valor inviolable de la vida humana

Afirmamos que toda vida humana tiene una dignidad y un valor inviolables. Ninguna consideración legal, cultural, política, científica o económica puede autorizar a disponer de esa vida y mucho menos a eliminarla. Ninguna votación puede legitimar un atentado contra la vida humana.Porque estamos hablando de vida humana. Desde el momento de la concepción estamos en presencia de una vida humana diferente a la de la madre que la alberga y del padre que contribuyó a engendrarla. Esta realidad es indiscutible. Por la aplicación del principio de prudencia, bastaría incluso con que cupiese la menor duda al respecto para que, por precaución, se protegiera esa vida humana. Por lo tanto, es a aquellos que defienden que esa vida humana puede ser eliminada a voluntad a los que corresponde la carga de la prueba: si no pueden probar, más allá de cualquier duda razonable, que no estamos tratando con una vida humana diferente de la madre, tampoco pueden defender la legitimidad de su eliminación.

El aborto no es un derecho

Nadie tiene derecho a disponer de una vida humana. El fruto de la concepción no es una parte del cuerpo de la mujer, sino una vida humana diferente, y, por tanto, no se le puede reconocer a la mujer el derecho a abortar.

El carácter socialmente conservador-reaccionario del aborto

Para algunas mujeres, quedarse embarazadas supone enfrentarse a un drama, porque puede llevarles a perder su empleo, sufrir rechazo social, etc. En lugar de afrontar estas circunstancias objetivas de injusticia y apoyar a las mujeres para que en ningún caso vean recortados sus derechos y su bienestar por la maternidad, el aborto representa una medida conservadora que deja intactas las situaciones de opresión de la mujer y responsabiliza a ésta de “resolver su problema”. Es la solución fácil, conservadora e insolidaria. Se da la espalda a la mujer, de manera que la transformación de las condiciones sociales injustas que la llevan a abortar se hace innecesaria. ¿Para qué destinar recursos a educación sexual, a guarderías públicas gratuitas, a permisos de maternidad decentes (seguimos a la cola de Europa), a medidas laborales y sociales que protejan efectivamente a la mujer y a su familia? Para muchos, en esta sociedad, es mejor que aborte; así podemos mantener la tranquilizadora ficción de que es ella quien decide libremente y podemos mantener el orden socioeconómico establecido. Que ella se apañe con su drama. Frente a este cinismo, nosotros decimos ¡no!: todos y cada uno somos responsables.

El aborto, forma extrema de violencia contra la mujer

En la propaganda oficial se incide exclusivamente en aquellas situaciones más dramáticas en las que una mujer quiere abortar y no se le permite hacerlo. ¿Es menos dramática la situación de aquellas mujeres que no desean abortar y se sienten presionadas a ello por su pareja, su empleador o su familia? ¿Sólo las mujeres que desean abortar son dignas de apoyo? No podemos cerrar los ojos a la realidad: lo que se intenta presentar como un derecho de la mujer, como un progreso en la emancipación femenina, demasiadas veces no es más que una terrible forma de violencia contra la mujer, en aquellos casos en que el aborto se produce por la presión de la pareja, la familia, el empleador o el qué dirán. Esta realidad incómoda es especialmente patente en casos como el feminicidio prenatal masivo en la India (por la presión social: la necesidad de dar una dote a las hijas puede llevar a la miseria a una familia) o en China (por la suma de la presión gubernamental y su política del hijo único, y el machismo social que prefiere que el hijo único sea un niño). Millones de mujeres son eliminadas cada año antes de nacer sólo porque son mujeres. Presentar como derecho esta forma de violencia contra las mujeres sólo porque se ejecuta antes del parto, y no después, es sangrante y demencial.

El padre existe

En la legislación actual y en las reformas que se proponen, el papel del hombre que ha engendrado esa nueva vida humana es prácticamente inexistente. Nosotros reconocemos su plena corresponsabilidad y reclamamos que se contemple esta corresponsabilidad a todos los efectos en la legislación, tanto en los derechos como en los deberes.

No a la despenalización

Sabemos que se dan situaciones excepcionales de enorme dramatismo, y para ellas existen los atenuantes que sean necesarios. Pero también sabemos que hay empresarios matarifes, médicos y sanitarios sin escrúpulos, mujeres que emplean el aborto una y otra vez sin situación de necesidad alguna, como si fuera un método anticonceptivo. Todas estas conductas, cada una en su justa medida, merecen una reprobación social que sólo se tomará en serio si se aplica todo el peso de la ley sobre quienes la violen. La legislación penal en España no está concebida primordialmente como castigo, sino que cumple también una función pedagógica y disuasoria, al expresar de la manera más clara el rechazo social que despiertan determinadas conductas. Esto ha quedado patente, por ejemplo, con el endurecimiento de las sanciones para las infracciones del tráfico: lejos de llenarse las cárceles de conductores, como preveían los agoreros, este endurecimiento de la legislación ha reducido significativamente el número de víctimas de la carretera, salvando cientos de vidas cada año. Si queremos reducir el número de abortos, no podemos renunciar a la legislación penal.

La actual ley

El tercer supuesto de despenalización del aborto, en la ley actualmente vigente, se ha convertido en un coladero por el que se ha introducido de hecho el aborto libre. Para evitar este fraude de ley se propone liberalizar el aborto. Nosotros, que también estamos contra la ley vigente, creemos que es intolerable este fraude de ley y que, si las Administraciones hicieran cumplir la ley, se reduciría mucho el atroz número de abortos.

Experiencias de otros países

Desde los defensores del aborto libre se reclama la equiparación de nuestra legislación con la de otros países en las que el aborto se reconoce como derecho. Nosotros pensamos que el debate público sobre el tema debe examinar no sólo las legislaciones sino también las experiencias de países en los que existe este aborto hace mucho tiempo. Los ciudadanos tienen derecho a saber que en muchos de estos países no sólo no se ha reducido el número de abortos, sino que se ha comprobado a lo largo de las décadas que el aborto produce también graves secuelas individuales y sociales. Países pioneros como Rusia o el Reino Unido son hoy escenario de encendidas polémicas y movimientos contrarios que deberían darse a conocer también en España.

Es necesario un debate público no manipulado sobre el aborto

Nos enfrentamos a un juego con las cartas marcadas, pero éstas no se pueden manejar en nombre de todas las mujeres, dado que también existen otras voces discordantes sobre la referida ley, que defienden que la persona debe ser siempre la medida de todo. Los medios de comunicación y el parlamento no pueden ocultar o acallar las voces que discrepan de su línea ideológica. Todas las partes deben ser escuchadas sin prejuicios.

El drama del aborto y sus secuelas

En la discusión pública se debe tener en cuenta las secuelas que puede producir el aborto, especialmente las repercusiones psíquicas para la mujer, como el conocido y silenciado “síndrome postaborto”, vivido con frecuencia en la soledad e incomprensión y cuyas consecuencias pueden llegar a ser trágicas (depresiones y otros trastornos psiquiátricos, incremento de la tasa de suicidios, de siniestrabilidad, etc.).

Contra la eugenesia

Denunciamos el genocidio silencioso que se está produciendo al amparo de la actual ley del aborto (y que sólo puede aumentar si ésta se amplía). En la actualidad, por ejemplo, se elimina al 95% de los fetos afectados por síndrome de Down. El resultado, según estadísticas fiables, es que la proporción de personas afectadas por el síndrome de Down ha bajado a la mitad entre los años 1985 y 2002 (de 14.8 a 8.2 por cada 10.000 habitantes). Igual que hacían los nazis, decidimos quién es digno de vivir y quién no. Los nazis lo hacían por mejorar la raza y no reparaban en minucias como si el feto había nacido o no. Nosotros lo hacemos por motivos “humanitarios” pero, eso sí, sólo antes de nacer: una vez que nacen les damos todos los medios para que lleven una vida plena, organizamos juegos olímpicos especiales e incluso les dejamos hacer preguntas al presidente del gobierno en los programas de televisión. Y esto por ahora, ya que esta hipocresía social encubre un proyecto antropológico en el que sólo tienen cabida los “aptos”, los sanos, etc. No tan diferente del de los nazis, al fin y al cabo. Los siguientes pasos de este proyecto ya están a la vuelta de la esquina: eutanasia, selección (destrucción) de embriones, primero para “curar”, luego para elegir el sexo del bebé, el color de ojos… o algo peor.

Frente al ocaso de la sociedad y la humanidad

Este proyecto antropológico no sólo no está a la altura de la dignidad humana, sino que lleva también al ocaso demográfico y moral de nuestras sociedades, dejándolas inermes ante el futuro y ante otros proyectos más cohesionados. Nuestro rechazo del aborto es sólo el lado negativo que acompaña necesariamente una firme actitud de afirmación de la vida humana. Esta afirmación de la vida reclama enérgicamente la protección de la infancia en todo el mundo, especialmente en las sociedades más empobrecidas. Según los datos publicados por UNICEF, 9.7 millones de niños menores de cinco años mueren cada año, y la mayoría por causas evitables. Estas cifras inaceptables son indicativas de un desorden moral y político que hay que combatir; pero una humanidad que tolera millones de abortos nunca tendrá la sensibilidad y el coraje necesarios para erradicar tantas muertes infantiles.

DVD Congreso Internacional Pro-Vida de Zaragoza

Por fin ya tenemos el video del Congreso de Zaragoza. Ha quedado estupendo y hará un gran bien. Ahí tenemos un testimonio imborrable de lo que fue ese fin de semana de Noviembre y de la proyección de metas, compromisos, esperanzas y logros para los dos próximos años.El DVD lo ofrecemos a un precio ganga de 10 Euros (con gastos de envío incluidos). Se trata de que impacte en la situación de ambivalencia y desconcierto en que está sumida nuestra cultura. La idea de poner un precio tan bajo tiene la finalidad de que cada uno pueda adquirir varios ejemplares para regalar a políticos, periodistas, profesores y párrocos de su ámbito. Solicítalos con urgencia (no hay tiempo que perder) a la dirección info@zaragoza2009.org o al tfno.630335533 y te los haremos llegar a través de la asociación provida de tu ciudad o región. Por la vida.

Video "El accidente", de Fundación VIDA

11.2.10

Carta del Presidente del Foro Español de la Familia

Queridos Amigos:

Como sabéis, el Foro de la Familia está comprometido activamente en el debate del aborto, porque es lo coherente con sus estatutos, su papel en la sociedad española y la importancia objetiva del tema.

Todos hemos vivido el 17 de octubre la multitudinaria Manifestación en Madrid en defensa de la Vida, de la Mujer y la Maternidad, para transmitir a los políticos y gobernantes que la sociedad civil no acepta ninguna ley que desproteja la vida del no nacido y que abandone a la mujer embarazada. Por parte de la sociedad civil se ha demostrado el compromiso de poner cuantos medios estén a nuestro alcance para que ninguna mujer se vea abocada al aborto.La alternativa positiva al aborto con la que desde el Foro trabajamos para evitar abortosconcretos, es la puesta en marcha de centros RedMadre en todas las provincias españolas y seguir recreando la cultura de la vida con nuestra campaña “cadavidaimporta” dando conferencias sobre el derecho a la vida a cargo de portavoces del Foro en toda España. Tú puedes colaborar gestionando alguna en tu entorno (Parroquias, colegios, clubes, asociaciones culturales etc.) y poniéndote en contacto con nosotros para fijar fecha, hora y ponente. Esta campaña se prolonga a lo largo de todo el año 2010 dado los resultados positivos que sigue teniendo.

La nueva ‘Ley del aborto’, dedica sus once primeros artículos a imponer en los sistemas educativo y sanitario españoles la ideología de género con la disculpa de ayudar a una sexualidad libre y sin consecuencias. El Gobierno incluye una estrategia “de salud sexual y reproductiva” en que se concretarán los instrumentos para la imposición totalitaria de esta ideología a todos los escolares españoles sin respeto alguno al pluralismo ideológico y religioso. Las familias españolas no vamos a permitir que el Gobierno nos sustituya en la educación de nuestros hijos y los corrompa manipulando sus conciencias en materia de sexualidad. Os animo a todas las familias a informaros con detalle de esta amenaza y a prepararos para defender nuestros derechos y libertades.

Desde el Foro de la Familia os ofrecemos esta Formación a nivel de padres e hijos; podéis contar con nosotros en cuanto necesitéis.Todo esto supone la necesidad de unos mínimos medios materiales y personales quesólo se pueden costear con las cuotas de socios particulares del Foro procedentes de las Familias. Te animo a que colabores haciéndote socio por 10€/mes. Tu suscripción nos la puedes hacer llegar por e-mail a teresa@forofamilia.org. Vale la pena este pequeño esfuerzo económico para llevar a cabo esta iniciativa en defensa de la vida.

El Foro necesita 500 nuevos socios este año, en concreto, para pagar viajes por toda España con conferencias informativas, mantenimiento de páginas web del Foro, servicio de mensajería, material de oficina y publicidad.

¡Me gustaría poder contar contigo! También te ruego que hagas llegar esta petición de ayuda económica a familiares y amigos que puedan compartir nuestro ideal. Nos podéis conocer mejor en www.forofamilia.org y podréis recibir nuestro boletín semanal en el que os informamos de nuestras actividades si nos hacéis llegar vuestro correo electrónico a teresa@forofamilia.org

Muchísimas gracias y un cordial saludo:

Beigno Blanco
Presidente del Foro Español de la Familia

8.2.10

Referendum sobre el aborto

7.2.10

Aborto: La prevención que se propone en España no ha dado resultado en Francia

4.2.10

Marcha por la Vida: Madrid, Domingo 7 de marzo. 12 horas, de Cibeles a Sol