Dignidad humana

27.9.05

El dolor del feto

26.9.05

Salud materno-filial

¿Por qué insiste la ONU en hablar de salud reproductiva? ¿Abortar trae salud a la madre?...Desde luego al hijo ninguna. No sería mucho mejor hablar de salud materno-filial; de salud para todos. Es penoso que, junto a otros esfuerzos positivos, la ONU caiga en un tipo de noción discriminatoria de la salud.


José Ignacio Moreno Iturralde

25.9.05

Difusón de la película: "Karol, el hombre que llegó a ser papa"

Bebés comprados, vendidos y comercializados

www.zenit.org 24.IX.05

ONU: Perspectiva de género

Noticias globales

El supergobierno
El 16 de septiembre los jefes de Estado y de Gobierno firmaron en las Naciones Unidas, el documento final de la Cumbre del Milenio+5 (GA/60/L.1).
A pesar de algunas variantes sobre los borradores a los que hicimos referencia en números anteriores, y aunque algunas organizaciones pro-vida hayan calificado al documento de “no tan malo”, la reafirmación de las Metas u Objetivos para el Desarrollo, -enunciados con un lenguaje convincente para quien no esté advertido- fortalece una serie de compromisos que refuerzan la imposición de un nuevo orden mundial anticristiano.
Así, el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Angelo Sodano, al hablar a la asamblea hizo referencia al desgaste de las Naciones Unidas y a una necesidad de reforma, pero aclarando que “la ONU no es ciertamente un ‘supergobierno’”. Ténganse en cuenta que para constituirla en un “supergobierno”, la Secretaría General y sus otros organismos, están llevando a cabo desde hace años la “reforma para el fortalecimiento” de la organización, por eso pensamos que reforma de la ONU no significa lo mismo para la Santa Sede que para Kofi Annan, el Secretario General.
Como enunciamos en NG 735, el documento contiene una serie de puntos inaceptables. Damos cuenta de algunos de ellos:
Salud reproductiva y aborto
El documento se expresa la intención de “Lograr el acceso universal a la salud reproductiva para 2015”, (n. 57); y de asegurar “el acceso igualitario a los servicios de salud reproductiva” (n. 58). Las referencias están ligadas a los temas del empoderamiento de la mujer, la perspectiva de género, la salud, la lucha contra la tubercolusis, malaria y HIV-SIDA. Insistimos en que salud reproductiva significa aborto encubierto.
Sólo los Estados Unidos hicieron una reserva al documento aclarando que para ese país el término salud reproductiva no crea derechos ni puede ser interpretado para justificar o promover el aborto, pero eso no puede ser considerado como un triunfo general de la causa pro-vida. Recordemos que el Fondo para la Población incorporó la salud reproductiva y los derechos reproductivos a cada una de las Metas del Milenio, eso es lo que exigirán sus oficiales en cada país, especialmente del tercer mundo, (vid NG 722)
Justamente como la “reingeniría sexual” se ha convertido para la ONU en un pilar del “desarrollo social”, el cardenal Sodano dijo en su intervención: “a las masas de seres humanos privados de acceso a la salud básica, a la aspirina y al agua potable, no podemos ofrecerles una visión ambigua, limitada o, sin más, ideológica de la salud. Por ejemplo, ¿no sería mejor hablar claramente de ‘salud de las mujeres y los niños’ en vez de usar el término de ‘salud reproductiva’? ¿Acaso se quiere volver a hablar de un derecho al aborto?”.
Superar la miopía
Pero los temas controvertidos de la reingeniería social incompatible con el orden natural van mucho más allá. Sería contraproducente y miope por parte de las ONG pro-vida juzgar los documentos por el número de menciones explícitas que contengan a la llamada salud reproductiva o a los pseudo derechos reproductivos. Mucho más importante, para juzgar el programa de la ONU son, por ejemplo, la perspectiva de género, la perversión de los derechos humanos o el sincretismo relativista de la llamada Cultura de Paz.
Perspectiva de género: derechos reproductivos y homosexualismo
La insistencia en la perspectiva de género, que reemplaza la determinación biológica del sexo por una construcción cultural, y que promueve la homosexualidad, la anticoncepción, la esterilización voluntaria y el aborto, sustituye cualquier mención explícita a los llamados derechos reproductivos y sexuales.
“Nos comprometemos -dice el documento de Milenio+5- a promover activamente la incorporación de una perspectiva de género en la elaboración, la aplicación, la vigilancia y la evaluación de las políticas y los programas en todas las esferas políticas, económicas y sociales, y nos comprometemos además a fortalecer la capacidad del sistema de las Naciones Unidas en el ámbito del género”, (n. 59), y además entre decenas de menciones, se renueva la intención de incorporar la perspectiva de género en los programas de derechos humanos de mujeres y niños (n. 128).
Lo expresado en el documento como un proyecto, ya es una realidad merced a la presión de las agencias de la ONU y a la complicidad con éstas de los gobiernos. Por ejemplo, los países miembros del MERCOSUR (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) y Chile y Bolivia, en Buenos Aires el 30-05-00, contrajeron el compromiso de incorporar la perspectiva de género en las políticas públicas.
En mayo de este año, el Ministro de Salud de Argentina, el abortista Ginés González García creó la Coordinación de Unidad de Género y Salud con la misión de incorporar y transversalizar la perspectiva de género en todos los temas de su área, en colaboración con la Dirección General de la Mujer de la Cancillería, el Consejo Nacional de la Mujer y el Ministerio de Trabajo.
En julio pasado, Paraguay incorporó el tema a la educación de modo transversal, para “contribuir a la eliminación de la discriminación”. El acuerdo fue firmado por la ministra de la Mujer, María José Argaña Mateu; la ministra de Educación y Cultura, Blanca Ovelar de Duarte, y el representante de UNICEF en ese país, Walter Mendonca Filho; y como informamos en Brasil, "Lula" da Silva la incorporó plenamente a las políticas de su gobierno.

AVA informa

Queridos amigos y socios de AVA:

Os adjuntamos información sobre la nueva iniciativa de AVA: un teléfono 900 gratuito las 24 horas del día atendido por psicólogas y médicos para mujeres embarazadas o que han abortado. Es el 900 500 505.

Se dispone de un listado de asociaciones provida, etc. que ayudan a mujeres embarazadas y profesionales para atenderlas en el post-aborto. Las asociaciones y entidades de toda España están listadas aquí: http://www.vozvictimas.org/asocaborto/index.php

Hemos realizado la siguiente web, con el mismo teléfono de ayuda, que alberga información de las asociaciones subvencionadas por la Comunidad de Madrid: www.redmadres.org Al llamar al teléfono se le informa de todos los recursos existentes en Madrid.

Os adjuntamos su banner para que lo difundais y lo inserteis en las webs que conozcais: http://www.redmadres.org/banner.htm

Recibid un afectuoso saludo

Dra. Victoria Uroz

Confiando en la vida

Mundo Cristiano

Me llamo Carlota Ruiz de Dulanto, nací en la década de los 60 en una familia maravillosa, soy la mayor de 3 hermanos y la única chica. La enseñanza primaria la hice parte en París, donde estaba destinado mi padre, y la secundaria en Madrid, en el colegio Montealto. Estudié la carrera de Derecho en la Autónoma de Madrid.

A los 25 años sufrí un accidente grave, estaba trabajando en Michigan (EEUU) y durante un tornado me cayó un árbol en la espalda y me rompió la columna vertebral a nivel de las lumbares. En cuestión de segundos pasé de ser una bailona, esquiadora y deportista a sentarme en una silla de ruedas para toda la vida. Luego he conseguido desplazarme también con muletas pero en aquel momento, en la sala de urgencias del hospital, el pronóstico fue taxativo: "You will never walk again" (nunca volverás a andar).

A partir de ahí, me cambiaron los planes de vida, olvidé la carrera diplomática y entré a trabajar en IBM. Javier, mi marido, que entonces era mi novio, no se fue de mi lado, caso bastante inhabitual en estas circunstancias tan difíciles. Pasaron unos años, nos casamos y hemos formado una familia.

Trabajo en un departamento de IBM de operaciones financieras de la región sur de Europa, mi discapacidad no es un problema ni para mí, ni para mis compañeros, ni para la compañía. Compagino bastante bien mi vida familiar y laboral gracias a Javier y a mi madre, que están siempre implicados, y a la política de teletrabajo de mi empresa, que me permite flexibilizar los horarios de entrada y salida y si es necesario también trabajar desde casa.
Y sobre todo porque Dios y solo ÉL es quien provee, Él me ha dado unas limitaciones y Él se encarga de solucionarlo todo, Él lo hace todo yo no hago nada. Dios nos ha regalado 3 hijas, Mencía, Mariana y Paloma. Estas tres princesas, ante los aspavientos de mi respuesta, muy a menudo me hacen esta pregunta:
- Mamá cuando te encuentres con Dios ¿qué le vas a decir?
- ¡¡¡Me lanzaré en sus brazos y me lo comeré a besos!!!
Realmente eso es lo que me produce pensar en mi Padre del Cielo. Cuando miro para atrás y veo mi vida, siento con qué delicadeza ha ido Dios guiándome... Nada de lo que me ha ocurrido ha sido por casualidad, su mirada amorosa estaba junto a mí, especialmente en los momentos más duros, que os aseguro los he tenido, quizá en esos momentos de pánico, dolor y desconcierto no lo notaba, pero sí sentía una algo firme que me decía "Carlota confía... confía ... confía..."], me ha rodeado de ángeles, han caído en mis manos libros muy profundos, me ha protegido siempre.
Os puedo contar una historia muy bonita que me hizo caer rendida de fe a los pies de la Virgen María. En el año 2000 estaba embarazada de mi tercera hija y, como no iba a nacer hasta el 20 de noviembre, me fui tranquilamente de vacaciones a casa de mis suegros a Fuenterrabía. Contra todo pronóstico, el 15 de Agosto me puse de parto; en la Maternidad de Ntra. Sra. de Aranzazu de San Sebastián no pudieron pararlo y, esa misma noche, di a luz una niñita que más parecía una codorniz, de 600 gramos de peso, que me dijeron que no era viable.
Cabía en las palmas de las manos de la enfermera que se la llevó, me ofrecieron verla pero no pude, no quería recordar su carita en mis sueños. Le pedí a la enfermera que se la llevó que la bautizara. Cuando salí del quirófano me llevaron a otro cuarto con otra madre que también había perdido a su bebé y me dieron unas pastillas para cortarme la leche. A las 3 de la mañana apareció un pediatra a explicarnos la tenebrosa situación: la niña tenía un respirador y un derrame cerebral de prematura y, era tan inmadura, que el pronóstico era muy grave. Tenía pocas probabilidades de vivir y si vivía tendría graves secuelas.
La sensación de vacío, de soledad, de fracaso y tristeza me invadió por completo. Las horas cercanas a la madrugada eran metálicas y frías, oía llorar a otra madre en la cama de al lado, yo no tenía fuerzas ni para llorar, mi cabeza giraba en torno al vacío de la situación, había dado a luz a una niña que no iba a vivir.

En esos momentos de desolación absoluta, me acordé que la niña había nacido el día 15 de Agosto, la Asunción de María, a las 23:50, e hice la pirueta espiritual...
Amanecía en San Sebastián, por la ventana se veía el cielo azul con hilos de nubes rosas, y pensé en Ella, en mi querida Madre del Cielo, revestida de gloria y nubes rosas, y le pedí lo imposible. Yo soy parapléjica y al pensar que mi hija podía ser paralítica cerebral toqué fondo: "¿dónde iba yo en silla de ruedas empujando otra silla de ruedas?". Tenía que creer en lo imposible y le pedí con toda mi alma a la Virgen una niña viva y sana.

Cuando por la mañana regresó mi marido y le conté la osadía de mi petición, pensó que en esa noche fatídica, no sólo había perdido una hija, sino que además su mujer se había vuelto loca. A la mañana siguiente fuimos a la incubadora, el panorama era desolador, era el bebé más pequeño que habíamos visto nunca, a su lado un niñito en parecidas condiciones se acababa de morir. Fuimos a buscar al capellán para que le diera la Unción de Enfermos, porque ya la había bautizado la enfermera, y le pusimos de nombre Paloma. Íbamos dos veces al día a verla, a acariciarla y a sufrir a su lado. Pruebas, ecografías, vías, transfusiones, informes, el pulsímetro pitando a todas horas...

Estuvo un mes con paradas cardiorrespiratorias que se la podían llevar en cualquier momento, cada día que llegábamos al hospital estábamos preparamos para la peor noticia. En esa angustia, me colgué de Ntra. Sra. de Aránzazu en la capilla del Hospital y le pedí hasta el hastío por esa niña. Os aseguro que cuando me quedaba sola en la capilla se lo pedía a gritos.
Cuando llegó a un kilo de peso, la trasladaron en UVI móvil a La Paz a Madrid, donde nuestras otras hijas empezaban ya el colegio. Allí estuvo dos meses más. Costó mucho pero, por fin, el 22 de noviembre nos la llevamos a casa con oxígeno y mucho miedo, agotados, pero nos la llevamos. Tuvo alguna recaída en los primeros meses, os aseguro que fue una pesadilla.
Hoy Paloma tiene 4 años va al colegio Montealto, es una niña más que sana, es fuerte, es guapa, lista, resolutiva, es vital y alegre, no tiene secuelas, es una superviviente que nos recuerda cada día que para Dios no hay nada imposible. En las cruces subsiguientes que me va presentando la vida, veo a Paloma y confío: estamos en manos de Dios, en las mejores manos, el problema es que no nos lo creemos.

También he descubierto la Cruz, el misterio de la Cruz Gloriosa, como siempre, Él está detrás, liberándonos y abriéndonos con ella la puerta del cielo. Él nos ha traído a este mundo y no nos deja solos, está ahí siempre, respetando nuestra libertad y susurrándonos al oído:
"te quiero con locura, tanto que he dado mi vida por ti,
y te creé porque te quiero y quiero que seas feliz conmigo eternamente"

Sida: El preocupante éxito de Uganda

Aceprensa, Ignacio Aréchaga

Uganda es un caso raro de éxito en la lucha contra el sida en África. La tasa de infección por el VIH de las personas de 15 a 49 años ha pasado del 30% a principios de los años noventa al 5% el pasado año. En comparación, en Sudáfrica, un país más avanzado, están infectadas el 21,5%. Hay motivos, pues, para mirar a Uganda –un país de 27 millones de habitantes, el 43% católicos– y tratar de copiar esa estrategia que tanto éxito ha tenido. Pues no. A juzgar por la prensa internacional, la situación de Uganda "preocupa". Hasta ha merecido un editorial del "New York Times" (5-09-2005). No, no es que haya aumentado la tasa de infección. Lo que preocupa es que se utilizan menos condones y se acusa al gobierno ugandés de no promoverlos.
Es sabido que el avance en Uganda en la lucha contra el sida se debió a cambios en la conducta sexual. Desde 1986 las campañas del gobierno lanzaban un mensaje claro conforme a la estrategia que se ha dado en llamar ABC: Abstinencia, fidelidad (Be faithful), usar Condones si falla lo anterior. La llamada a dejar de tener varias parejas, ser fiel a la propia y retrasar las relaciones sexuales en el caso de los adolescentes, dio fruto. El mayor descenso de la tasa de infección por VIH y el cambio más acusado en la conducta sexual se produjeron entre los jóvenes de 15 a 19 años. La promiscuidad sexual de los mayores también bajó. Ningún otro gobierno africano sostuvo tan constantemente la estrategia ABC. Y ninguno ha tenido tanto éxito.
Pero es un éxito preocupante para algunos, por el modo en que se ha conseguido. Sthepen Lewis, antiguo embajador de Canadá en la ONU, y ahora enviado especial de la ONU para la lucha contra el sida en África, está muy alarmado. A finales de agosto declaraba en una teleconferencia que Uganda estaba poniendo más énfasis en la abstinencia y la fidelidad que en los condones. "En los últimos diez meses ha habido una significativa reducción en la utilización de preservativos, orquestada por las políticas del gobierno", dijo. Lewis aseguró que había una campaña para desacreditar el uso de preservativos, dirigida por la mujer del presidente Museveni, y que eso solo podía conducir al aumento de las infecciones.
A la vez, algunas ONG de origen occidental, como el Centro para la Salud y la Igualdad de Género, denunciaban que los condones han subido de precio, que hay escasez de preservativos gratuitos, que el gobieno los retiene, y que desde octubre del año anterior solo se han distribuido 32 millones cuando Uganda necesita entre 120 y 150 millones de condones al año. Por su parte, el "New York Times" asegura que se necesitan 80 millones. Ya se ve que no es una cifra muy "científica".
El ministro de Salud ugandés ha respondido que el gobierno sigue manteniendo la estrategia ABC que tan buenos resultados ha dado. Niega que exista una escasez de preservativos. El gobierno, dice, "es consciente de que hay gente que tendrá que utilizar condones, como prostitutas, parejas descontentas y jóvenes sexualmente activos". Y contraataca diciendo que "existe una campaña de desprestigio coordinada por los que no quieren que se usen otras alternativas simultáneamente con los condones en la lucha contra el sida".
Pero los ataques contra el gobierno de Uganda miran sobre todo a desautorizar la política de EE.UU., que es el mayor donante mundial de fondos en la lucha contra el sida. Así, el citado Stephen Lewis ha acusado a EE.UU. de "poner en peligro" los avances que ha hecho Uganda en la lucha contra el sida. La administración Bush está apoyando programas que no se centran solo en los condones, sino en el cambio de conducta sexual por la abstinencia y la fidelidad. Esto basta para que algunos grupos denuncien que está "moralizando" un asunto que es solo de salud pública. Lo cual no les impide a su vez denunciar como "inmoral" que un gobierno limite las opciones de la gente haciendo mayor énfasis en A y B. En realidad, cuando la moral ayuda al descenso de la tasa de infección de un virus, se convierte en un buen recurso sanitario.
Quizá lo que preocupa a algunos es que el éxito de Uganda demuestre por contraste la insuficiencia y hasta el fracaso de las políticas centradas solo en los preservativos. Pero aquellos que no creen "realista" plantear un cambio en las conductas sexuales deberían al menos atender a la realidad de las cifras. Lo curioso es que gente como Stephen Lewis está más preocupada por la falta de preservativos en un país que ha tenido éxito en la lucha contra el sida que por el fracaso de la estrategia en otros países donde los preservativos abundan.

Una enseñanza que fomente la cultura de la vida

-¿Qué contenidos educativos son vitales para una educación en la cultura de la vida? –Toda asignatura planteada con competencia y dimensión de servicio a los demás y a la sociedad tiene un valor para la cultura de la vida. Es claro que todas las cuestiones éticas y morales, así como la biología –especialmente la humana- son de especial interés.

-¿Y la religión? –Es una asignatura clave para estudiar la armonía entre las ciencias humanas y la fe religiosa. En España se está marginando el estudio de esta asignatura que un 80% de los padres quieren para sus hijos. El gobierno español de 2005 no parece que vea en la Religión –especialmente en la Católica- un aporte al bien común social. Por esto, amparado en una laicidad del Estado, considera que estudiar esta asignatura –recordemos que ha sido siempre optativa durante la democracia- en equiparabilidad con las demás es una intromisión de la Iglesia en el ámbito civil.

-¿Y no puede serlo? –Pienso que hay que partir del siguiente planteamiento. Son los padres, como ya hemos dicho, los primeros educadores de sus hijos. Los colegios e institutos están para ayudar a las familias. La mayoría de familias españolas quieren que sus hijos aprendan una Religión Católica que profundice en los conocimientos religiosos que sus hijos puedan adquirir en la parroquia. De este modo el profesor de Religión es un enviado acreditado de la comunidad eclesial para prestar un servicio social, de acuerdo con el orden legal vigente. Lo que ocurre es que hay gobiernos, como el socialista español actual, que tienen un planteamiento estatalista de la educación. Es decir: el Estado adquiere, de hecho, el papel de protagonista en la educación violando el orden natural de las cosas. A esto se une que el gobierno se muestra hostil a los valores religiosos porque éstos enseñan una visión del hombre y de la familia distinta a la que ellos consideran adecuada. La consecuencia es marginar todo lo posible el estudio de la asignatura de Religión.

-¿Se puede fomentar una cultura de la vida al margen de la religión? –Quisiera aclarar antes una cosa: el hombre es un ser naturalmente religioso como demuestra el estudio de la historia de las civilizaciones y la vida misma. Es verdad que se ha extendido el agnosticismo; pero una gran parte de la población se declara hoy creyente. Lo que quiero decir con esto es que la religión no es un pegote cultural ajeno a la naturaleza humana sino una realidad muy viva en la persona. Lógicamente hay un derecho inalienable a la libertad de religión o a no tener ninguna. Desde estas consideraciones la defensa de la vida humana es sostenible desde cualquier religión digna del hombre y desde una postura agnóstica. Ver un vídeo sobre lo que es un aborto y reconocer que se trata de una barbaridad no requiere grandes convicciones religiosas; como no las requiere repudiar un asesinato.
-¿Y respecto a la familia? –El admitir que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer que pueden tener hijos parece bastante asequible para todo el mundo; se trate de creyentes o no creyentes. También lo es el hecho de reconocer que la estabilidad matrimonial es un bien para los miembros de la familia y para la sociedad. Sin embargo, no es esto lo que vemos y escuchamos en muchos medios de comunicación, ni en bastantes parlamentos, ni en organismos internacionales como la ONU. A la hora de la práctica, especialmente en la cuestión familiar, las convicciones religiosas y morales pesan mucho. Todos los factores analizados en el capítulo Geopolítica antinatalista nos pueden dar una idea de cuáles son los factores actuales que hacen que pesen tanto ideas que son claramente contrarias a la naturaleza humana. También allí hablamos de motivos para la esperanza.

-¿Qué otras características debe tener a tu juicio una enseñanza para la cultura de la vida? –El ejemplo personal de amor a los demás y al mundo. Sin ingenuidades, transmitiendo las cosas tremendas que ocurren y las cosas maravillosas que nos sustentan todos los días. En este sentido considero de gran importancia una sólida formación filosófica que aborde con profundidad cuestiones metafísicas, morales, antropológicas y sociales. Ser optimista respecto a la vida no es sólo una opción subjetiva de verano o de fin de semana. Requiere un conocimiento profundo de la realidad y de uno mismo. Consolidar el sí y el tú como motores de vida es posible, deseable y, en muchas ocasiones, divertido.


José Ignacio Moreno Iturralde

La familia tiene un papel insustituible e la educación

-¿Las familias prestan el suficiente apoyo? –Como dije antes, la familia es lógicamente la primera educadora. El colegio tiene un papel subsidiario y secundario. Parece que algunas autoridades de mentalidad estatalista no tienen clara esta idea. La crisis de la familia está repercutiendo seriamente en la educación en los colegios. El instituto no puede dar lo que da la familia; ni puede sustituirla. Chesterton, incisivo y duro, dijo sobre la educación:”Un señor que no conozco me enseña una cosa que no quiero”. Un colega me animó no poco completando esa frase con “…que no quiero aprender”.

Lo que está claro es que no parece muy exigible a un adolescente llegar a casa sin que estén sus padres –pues los dos trabajan fuera del hogar- y sacar un buen número de horas de estudio.

-¿Qué deberían hacer entonces los padres? –Como comprenderás me limitaré a sugerir algunas ideas que serían ampliamente superadas por otras de padres que lo hacen mucho mejor de lo que yo puedo imaginar. Un padre necesita dedicarle tiempo a sus hijos; no digamos nada una madre. Tienen que predicar con el ejemplo. Es importante pensar que muchos alumnos ven más de 21 horas semanales de televisión, además del tiempo que puedan dedicar a videojuegos e internet. Por mucho que se les sermoneé, si el televisor está todo el día encendido hay poco que hacer. Quisiera incidir en internet: considero una irresponsabilidad absoluta tener, en una casa con menores, conexión a internet sin ningún tipo de filtro. Si a los padres les preocupa la calidad de lo que comen sus hijos también deben de preocuparse de lo que entra por sus cerebros. Otro error, en mi opinión, es la instalación de televisores prácticamente en la habitación de cada uno. Una medida que estaría justificada como excepción pasa a ser una norma de vida que dificulta seriamente la comunicación entre los miembros de la familia.

Personalmente doy gracias a Dios por haber tenido unos padres que me han dedicado mucho tiempo y cariño. Con mi padre he jugado mucho y muchas veces de pequeño; así como con mi madre. De ambos he aprendido cuestiones cruciales para la vida.

-¿Qué experiencias tienes de los hijos de separados o divorciados en los estudios? –Por lo general están mucho menos motivados, aunque conozco excepciones. Quisiera también decir que hay una diferencia entre la separación y el divorcio de cara a los hijos aunque ahora no me extienda en ello. Pienso que para los hijos es muy distinto que sus padres estén separados a que estén divorciados. Los hijos anhelan la unidad y fidelidad de sus padres: Son unas coordenadas vitales para los chicos que les proporcionan seguridad en la vida y en sí mismos.
-¿Consideras importante que los padres de los alumnos vean con frecuencia al profesor tutor de sus hijos?-Bastante importante. Con frecuencia sólo se asiste si hay algún tipo de problemas académicos; pero esta motivación no es la única. Para un tipo de enseñanza personalizada donde de verdad importe educar me parece conveniente que los padres o responsables del alumno vean dos o tres veces durante el curso al profesor tutor o, al menos, a alguno de los profesores que dan clase a sus hijos. Se logra así un conocimiento mayor del chico o la chica y se le puede prestar un mejor servicio educativo.
José Ignacio Moreno Iturralde

Situación de los alumnos de enseñanza media en España

-¿Cómo llegan ahora los alumnos respecto a otros años? –Hay gente estupenda como siempre. Tengo más experiencia del Bachillerato pero todos los años recibo alumnos de la ESO. Algunos no tienen la suficiente madurez para afrontarlo: lo pasan mal y lo hacen pasar mal. Las últimas leyes socialistas españolas de educación me parecen un profundo error. Son conocidas las conclusiones del Informe Pisa que nos sitúan en la última posición de Europa a nivel educativo.

-¿A qué lo atribuyes? –La Enseñanza Secundaria Obligatoria –de 12 a 16 años- ha dejado de suponer un lugar de verdadero esfuerzo en sus primeros cursos para pasar a ser una educación basada en hacer actividades y en una especie de terapia ocupacional. Hace no mucho tiempo existía la Enseñanza General Básica que comprendía hasta los 14 años. Después, los alumnos más aficionados a cuestiones manuales y prácticas pasaban a hacer Formación Profesional y los que se veían con más aptitud para el estudio cursaban Bachillerato. Este sistema era mucho mejor que el actual. Lo verdaderamente asombroso es que el proyecto de la nueva ley de enseñanza española de 2005 es muy parecido a la LOGSE, cuyo fracaso ha sido rotundo.

-¿Qué puede llevar a esta actitud? –Prefiero no entrar a valorar actitudes sino hechos. La LOGSE está llena de buenas intenciones y de comprensión hacia el alumno pero ha supuesto, en muchas ocasiones, un ocultamiento del fracaso escolar y una filosofía educativa del subsidio mental. Ha hecho un flaco servicio a los alumnos y alumnas que necesitan ser exigidos para coger hábito de trabajo en unos años tan valiosos como los que van entre los 12 y los 16 años. Muchos profesores lo han pasado bastante mal viendo su autoridad mermada. En su momento pudo parecer una buena idea hacer una educación muy comprensiva, indulgente, animante y motivadora. Después de lo que ha ocurrido es absurdo volver a plantear una ley de enseñanza similar.

-¿Cómo está la situación de los alumnos de Ciclos Profesionales? –Al acabar la ESO los alumnos que quieran pueden hacer un Ciclo formativo de Grado Medio. Estos ciclos no son muy competitivos; por esto muchos alumnos optan por hacer Ciclos de Grado Superior; para los que hace falta tener superado el Bachillerato. Esta última disposición es, a mi juicio, desacertada. Sería más lógico hacer un Ciclo de Grado Medio y después uno de Grado Superior; cosa que no es posible por ahora, salvo que se supere un examen bastante exigente.

José Ignacio Moreno Iturralde

¿Qué es educar?

La película “El milagro de Ana Sullivan” es todo un tratado de humanidad; donde sin duda destaca la cuestión educativa. Helen –una chica de unos quince años- había perdido en la primera infancia dos de sus sentidos: la vista y el oído. Gravemente incomunicada, su temperamento fuerte y su falta de desarrollo personal le habían llevado a una postura muy difícil de soportar por su familia. Al borde de dar la situación por perdida consiguen los servicios de su nueva maestra: Ana Sullivan, que había sido ciega y tenía un carácter no menos enérgico. Frente a la oposición de Helen y las ineficaces transigencias de los padres con la niña, el tesón y pundonor de Ana conseguirá un milagro en Helen: conseguirá ejercitar su razón aprendiendo, contra todo pronóstico, el lenguaje de los sordomudos.

-¿Qué entiendes por educación? –Trabajo como profesor de Enseñanza Media desde hace veinte años y no sabría dar una definición exacta. Puedo decirte que, en mi opinión, cuando se logra en clase un ambiente de tertulia grata y simpática, donde el profesor lleva las riendas, se está llegando a un punto muy alto en la educación escolar.

-Entonces no eres partidario del esfuerzo. –Claro que si lo soy. Para llegar a lo que antes te he dicho hacen falta varias cosas. Por una parte los alumnos tienen que tener una educación impartida por sus padres –que es la más importante- y saber estar en clase. Por otra, el profesor tiene que tener cierta pasión por su asignatura, renovarla día a día y procurar transmitírsela a sus alumnos. Como consecuencia de esa educación y de ese esfuerzo común se puede llegar a crear un ambiente verdaderamente grato.

-¿Es fácil? –Pienso que no. Tengo que reconocer que en muchas ocasiones no lo consigo y me parece que otro tanto le ocurre a muchos compañeros. Eso no quita que existan auténticos maestros –yo he conocido a varios- que son capaces de hacerlo prácticamente a diario.

-¿Qué es lo que espera un alumno de su profesor? –Eso tendrías que preguntárselo al alumno. Una vez, en un examen, un alumno escribió algo que me llamó la atención. Se refería a otro profesor, colega mío. Decía más o menos: “es como cuando ves a Don … Entonces crees más en la asignatura, crees más en la vida”. Pienso que la exigencia, la ilusión por enseñar, la preparación de las clases, la comprensión y el discreto buen humor, cuando proceda, son características que los alumnos agradecen.

-¿Es sencillo comprender a los alumnos? –Un buen profesor de Enseñanza media es el que da la clase a todos y cada uno de los alumnos; no a una masa impersonal. Esta actitud supone poner el corazón y no todo el mundo está siempre en disposiciones de hacerlo.

-¿Dan sorpresas los alumnos? –Desde luego. En una ocasión pregunté en clase si siempre había una opción que era la mejor entre varias, o podrían existir varias opciones igualmente buenas. Les aclaré que lógicamente dependería de para qué tipo de opciones se tratara. Concreté algo más diciendo que me refería a decisiones libres respecto a la vida propia. En ese momento un alumno, al que yo consideraba algo rudo, comentó:”Oiga, no sería mejor dejar algunas preguntas sin responder”.

-¿Es dura la educación? -Puede ir por temporadas; pero hay momentos que pueden ser muy duros. Es cierto que tenemos más vacaciones que ningún otro profesional pero también es verdad que una hora de trabajo sentado en un despacho no es igual a una hora intentando serenar y enseñar a adolescentes.

-¿A qué compararías la enseñanza? –A navegar. No es igual hacerlo a primera que a última hora. Ni es lo mismo dar clase a este grupo que a este otro. Lo mismo que el mar, el oleaje de los días cambia por momentos y conviene saber adecuar los principios que te planteas enseñar a las peculiares situaciones de cada momento.


José Ignacio Moreno Iturralde

Caminos de esperanza para la población

-Ante esta ofensiva de la “cultura de la muerte” con qué medios cuenta la “cultura de la vida”. –Uno de gran importancia es el Consejo Mundial por la Vida y la Familia. Scala nos cuenta su génesis: “entre el 14 y el 16 de noviembre de 1991, tuvo lugar un Congreso en Roma, al que asistieron 150 líderes de entidades defensoras de la familia y de la vida humana, procedentes de todo el mundo, entre ellos, de España, Brasil, Estados Unidos, Bolivia, República Dominicana, Venezuela, Colombia, Portugal, Argentina, etc. Allí se resolvió, de común acuerdo, que era necesario aunar los esfuerzos y crear un organismo mundial unificado. Nació entonces el Consejo Mundial por la Vida y la Familia, una coalición de numerosas organizaciones que representan diversos intereses, relativo a cuestiones pro vida y de la familia en todo el mundo. A partir de ese momento comenzó la expansión: entre el 22 y el 24 de abril de 1992 se llevó a cabo en Monterrey (México), el Primer Encuentro Latinoamericano por la Vida y la Familia, donde se constituyó el Consejo Latinoamericano por la Vida y la Familia, dependiente del Consejo Mundial. También en 1992 se llevaron a cabo los Encuentros constitutivos de las distintas regiones que lo componen, a saber: África, Asia, Australia, América del Norte (excepto México), Europa oriental, Europa Occidental, Europa noroccidental, y Latinoamérica y el Caribe.

-¿Qué papel ha jugado Juan Pablo II en la defensa de la familia y de la vida? –Un papel clave. En 1994 el Papa hizo suya la idea de Naciones Unidas y proclamó ese año como Año Internacional de la Familia y escribió la Carta a las familias. Recordó que la familia es el primero y el más importante de los caminos del hombre. Afirmó que “la familia continua siendo la principal fuente de humanidad: cada Estado debe tutelarla como precioso tesoro”. El Papa dirigió una carta a los jefes de Estado de todo el mundo afirmando que “nadie puede manipular la institución familiar” ya que sobre este punto “nuestras sociedades se construyen o se destruyen”.

La Encíclica Evangelium Vitae de Juan Pablo II ha supuesto, además de un acto Magisterial, una defensa de la sacralidad y dignidad de la vida humana. En ella se condena el reconocimiento legal del aborto y el aborto voluntario en si mismo:”confirmo que la eliminación directa y voluntaria de un ser humano inocente es siempre gravemente inmoral. Idéntica valoración moral se reserva a la manipulación letal de embriones humanos. Se afirma también que “la eutanasia es una grave violación de la ley de Dios”. Queda manifiesto el enérgico rechazo a la puesta en marcha de políticas de anticoncepción promovidas por organismos internacionales. En todo este planteamiento, analiza Juan Pablo II, hay una noción perversa de la libertad, desvinculada de la verdad y del respeto incondicionado a la vida humana. Un relativismo ético supone un terreno abonado para negar cualquier imperativo moral incondicionado en una noción falsa de democracia. El Papa animó vibrantemente a una “movilización general de las conciencias” y a un “común esfuerzo ético”, para poner en práctica “una gran estrategia de la vida. Todos juntos debemos construir una nueva cultura de la vida”. Para esto es preciso la “formación de la conciencia moral”, “redescubrir el nexo inseparable entre vida y libertad”, así como el “descubrimiento del vínculo constitutivo entre libertad y verdad”. Es preciso “asumir un nuevo estilo de vida”, donde exista “una primacía del ser sobre el tener, de la persona sobre las cosas”; un paso “de la indiferencia al interés por el otro y del rechazo a su acogida”.

-¿Cómo se podría concretar todo esto a nivel más personal? – Una vez escuché una idea de Juan Pablo II al respecto: la cultura de la vida se hace pensando en los demás. Parece una frase sencilla e ingenua, pero es profunda y vitalmente revolucionaria. Junto al ejemplo de vida es muy importante el asociacionismo familiar y todo tipo de asociacionismo en instituciones o asociaciones que defiendan el valor inalienable de la familia y de la vida de toda persona humana.



José Ignacio Moreno Iturralde

Datos demográficos españoles

-¿Qué datos tienes sobre la natalidad en España? -Las cifras que voy a utilizar están sacadas del Instituto de Política Familiar y se refieren a España. En 1980 teníamos 37.241.000 habitantes (en 1981 había 198.042 inmigrantes); en 2003 éramos 42.717 (con 1.647.011 inmigrantes).

-¿Cuáles son las tasas de natalidad y de mortalidad? -El crecimiento natural de la población ha descendido desde 1982 a 2002 un 30%; desde 229.000 de 1982 a 49.980 de 2002 (siendo 43.469 hijos de madres extranjeras). La tasa de crecimiento ha pasado de 6,35 en 1982 a 1,22 en 2002.La tasa de natalidad era en 1982 de 14,12 y la de mortalidad de 7,77. En 2002 la tasa de natalidad es de 10,14 y la de mortalidad de 8,92. En 1981 había 4.236.725 mayores de 65 años; en 2001 fueron 6.964267. Los menores de 14 años eran en 1981 9.684.624 y en 2001 contábamos con 5.932.470.

-¿Qué perspectiva demográfica se divisa? -La pirámide de población en 2001 se ha invertido peligrosamente. En 1960 había 2.800.000 menores de 5 años; en 2001 hay 2.000.000. La esperanza de vida ha subido hasta los 82,9 años para las mujeres y los 75,61 de los hombres; siendo la más alta de Europa.

El índice de fecundidad en 1981 era de 2,03 hijos. En 2002 teníamos 1,26; la media europea era entonces de 1,47. El reemplazo generacional está en los 2,2.

En 2004 se produce un aborto voluntario cada 6,6 minutos y se separa o divorcia un matrimonio cada 3,9 minutos.

De seguir a este ritmo en los próximas décadas los españoles estamos en serio peligro de en caminarnos a una demografía insostenible. Puede que la solución esté en los inmigrantes, pero si no cambiamos seriamente España tendrá cada vez menos españoles.

-¿Cuáles son las últimas leyes que afectan a esta situación? -El actual gobierno socialista español ha aprobado el divorcio rápido y ha legalizado a los matrimonios homosexuales, como ya hemos dicho. Ninguna de estas medidas favorece la natalidad; son leyes negativas a efectos demográficos. Las prometidas ayudas a las familias no han sido llevadas a cabo, salvo las que se refieren a discapacitados y contra la violencia en el hogar.

Apostar por un lento suicidio demográfico no es una política de futuro. Lo único que cabe concluir es que las leyes justas para las familias con hijos son necesarias y urgentes, pero no parecen llegar.



José Ignacio Moreno Iturralde

Ideas realistas sobre la población mundial

-¿Qué nociones aportas para la población? –Sigo varias ideas de Scala: -Es antinatural separar la sexualidad de la procreación. Señalemos aquí una idea de Victoria Gillick:”La contracepción es una negación fundamental del amor sin condiciones. El amor contraceptivo es, por ello, una contracepción, una paradoja. Porque si el amor total exige la entrega total de sí mismo, la donación total, la contracepción convierte el don en incompleto, a la entrega en condicionada”.
-La humanidad siempre ha crecido.La disminución de la sociedad resulta perjudicial para la sociedad. Los grandes avances en la historia europea y en su cultura coinciden con épocas de fuerte incremento poblacional. Por ejemplo: Italia pasa de 7.500.000 habitantes en el año 1450, a 10.500.000 en el año 1500, y a 13.300.000 en el año 1600, coincidiendo con el esplendor cultural y económico del Renacimiento italiano. Otro caso: La Revolución Industrial comienza en Inglaterra, que pasa de 10.900.000 habitantes en el año 1800 a 36.900.000 en el año 1900.
-La importancia de pirámides de población con una base (niños y jóvenes) amplia. La población de los países en desarrollo ha crecido exponencialmente durante el siglo XX. Sin embargo, los países desarrollados se dirigen rápidamente hacia el suicidio demográfico y pretenden que el resto de las naciones los acompañe. Zurfluh en su libro “¿Superpoblación?” afirma: “Hoy en día, las mujeres tienen un promedio de 1 0 2 hijos. Algo marcha mal en la sociedad cuando ocurre esto. Imagínese que su moneda nacional fuera devaluada en un 75%. Esto sólo ocurriría si algo hubiese funcionado muy mal. Pues lo mismo podemos decir para nuestra tasa actual de natalidad: algo ha funcionado muy mal”. Para Scala “cada país europeo tiene su propia pirámide poblacional, lo que implica –insisto que sólo en caso de mantenerse la fecundidad actual-, que tardarán unos años más o menos en llegar al colapso, pero el mismo es inevitable, si no se toman rápidas medidas para aumentar notablemente la natalidad. Ahora bien,…, el llamado mundo desarrollado está empeñado en que los países del Tercer Mundo lleguen a tener disminuciones de su fecundidad similares a las propias. El argumento es mantener el actual equilibrio demográfico, que les permita una dominación económica con su correlativa dominación política; y la amenaza más grave a dicho statu quo es que el Tercer Mundo siga aumentando su población como hasta ahora”. Zurfluh afirmó que en el año 2000 la población del Tercer Mundo sería 4,3 veces mayor que lo era en 1900, mientras que la de los países industrializados sólo habrá crecido 2,5”.

Para la contención demográfica del Tercer mundo, prosigue Scala, “el imperialismo contraceptivo no ahorra ninguno de los medios a su alcance: presiones de gobierno a gobierno; claúsulas en los préstamos de organismos multilaterales de créditos; campañas en los medios de comunicación social; lobbies con grupos internacionales de parlamentarios; utilización de todas las oficinas , agencias y programas de las Naciones Unidas; planes de salud primaria o materno-infantil, con equipos adiestrados en esterilizaciones compulsivas e imposición de métodos de control natal; publicaciones con aire de científicas; subvenciones a laboratorios y fábricas de contraceptivos; connivencia de ginecólogos, psicólogos y sexólogos, etc”.

-¿Sostienes que existen tópicos falsos sobre el desarrollo de la población? –En efecto. Scala denuncia varias mentiras: -La supuesta modernidad de la contracepción. Esta actividad comienza asociada a la prostitución. Autores antiguos, como Platón, ya hablan de la contracepción.
–La mentira de las estadísticas de la vida humana. No es posible la medición matemática del hombre; como se ha puesto de manifiesto a lo largo del siglo XX respecto a la población que existiría en el año 2000.
–La mentira del cálculo maltusiano. Malthus calculó que en 1998 habría 128 mil millones de habitantes en el planeta; a fecha de hoy se habla de 6000 millones.
–La mentira del agotamiento de los recursos y de la escasez de alimentos. Miguel Argaya, en su citado artículo, afirma que Roger Revelle, quien fue director del Harvard Center for Population Studies, ha llegado a afirmar que las capacidades tecnológicas actuales, bien aplicadas, permitirían alimentar a 40.000 millones de personas en el mundo. Colin Clark llega a la conclusión de que hay posibilidad de alimentar a 39 mil millones de habitantes, suponiendo que las técnicas agrícolas no mejoren.
-La supuesta defensa del futuro. Se ha comprobado lo contrario. Pierre Chaunu lo resume así en “Historia y población”: “El hueco que se formó en la pirámide de edades de la cuarta parte más inteligente del mundo no tiene precedentes. Aún si todo regresara al orden el año próximo, la perturbación provocada por esa mutilación de la carne de una cuarta parte del mundo supera, y con mucho, las pérdidas provocadas por las dos grandes guerras mundiales”.
José Ignacio Moreno Iturralde

Geopolítica y natalidad: Estado de la cuestión

A finales de junio de 2005 vi una escena que valía un imperio. La familia de un alumno se había trasladado a China para adoptar a una niña y allí estaban con ella. Tras trabajosos requisitos tenían a una preciosa niña oriental de unos dos años que no paraba de sonreír. Comenté la suerte había tenido la niña y su padre me explicó que la suerte era la de ellos. Me siento en la obligación de recordar que Javier, mi alumno, adelantó muchos de sus últimos exámenes por ir a recoger a su nueva hermana, jugándose el curso. Obtuvo, no obstante, brillantes calificaciones. Se trata de un episodio feliz y personal. Desgraciadamente se enmarca en una problemática sobre la que se ciernen muchas sombras. Quisiera situar esta historia no tanto en la cuestión concreta de la adopción como en la más amplia de la ayuda a los países más necesitados.

-¿Cómo se ha enfocado la política de ayuda a los países pobres? –Aunque proviene de años anteriores, es en 1974 cuando se plantea -con protagonismo especial de los Estados Unidos- una ayuda al Tercer Mundo en términos de control de la natalidad.

-¿Ayuda eficazmente este tipo de acciones? –Una verdadera ayuda supondría la inversión en educación, industria y reducción de las barreras arancelarias de los países ricos para que puedan entrar en el mercado los productos de los países pobres, con la consiguiente subida del nivel de vida y capacidad adquisitiva de estos países. Este sería el camino de la dignidad en la ayuda al Tercer Mundo.

-¿Por qué no se hace así? –Los países ricos, por su estilo de vida predominantemente materialista, están bajando peligrosamente su natalidad. Los países en vías de desarrollo vienen acrecentándola desde décadas atrás. Si se consigue convencer a los países pobres de que con una disminución de su población mejorará su situación, se logra controlar su crecimiento y sostener el predominio económico mundial de los países más ricos. Además esas campañas de control de la natalidad son pagadas por los propios países pacientes, que diezman así su población. Esto supone una ganancia económica para los países promotores del freno de la natalidad. El Primer Mundo ha seguido la lógica del dominio.

-¿No es cierto que una excesiva población puede acabar con los recursos del planeta? –Voy a responderte con algunas citas de un artículo de Miguel Argaya Roca, publicado en ARBIL (nº 49) y titulado “El aborto como método de explotación capitalista”: “Cualquier persona medianamente informada –los países del Tercer Mundo son pobres, pero no tontos- sabe que una adecuada revolución demográfica es un factor esencial para cualquier proceso de promoción y expansión industrial de primera fase; más población es también más mano de obra –lo que la hace más barata-, y más mercado interior, elementos esenciales ambos para consolidar una mínima infraestructura industrial capaz de abrirse posteriormente a la competencia exterior”. Del mismo modo que Europa, durante siglo y medio, descongestionó su población enviando gran cantidad de inmigrantes europeos a países coloniales, ahora “el mundo en vías de desarrollo lleva veinte años necesitando del mismo modo y con la misma urgencia, una descongestión demográfica que le arranque de la miseria y le aparte del peligro –ya constatable- de la guerra civil. El problema está en que en ese camino, no ha hecho más que tropezar con el primer mundo, que solo ofrece parches pero no soluciones efectivas. En la Conferencia de Población de El Cairo, de 1994, por ejemplo, los países ricos se negaron repetidamente a ampliar sus cuotas de inmigración y a abrir las barreras aduaneras a la importación de productos del sur, tal como pedían los países pobres. En cambio, si que supieron ofrecer notabilísimas ayudas encaminadas a la “planificación familiar” y, muy especialmente, al aborto.(…)No es demagogia mencionar los intereses que el gigante capitalista tiene a la hora de de frenar la expansión demográfica en los países en desarrollo: el mismo Juan Pablo II así lo afirmó en su rotunda y reveladora encíclica Evangelium Vitae, del año 1995, cuando decía que `estamos en realidad ante una objetiva conjura contra la vida, que ve implicadas incluso a instituciones internacionales´”.

-Antes has hablado del año 1974. ¿Qué ocurrió? –En aquél año se aprobó el “Documento 2000” del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, aprobado por el Presidente Gerald Ford. En un principio fue secreto, pero se desveló en 1990. Dice textualmente en algunos de sus apartados:
“Punto 19: Los actuales factores de población en los países menos desarrollados suponen un riesgo político e incluso problemas de seguridad nacional para los Estados Unidos.
Punto 30: Los países con interés político y estratégico especial para los Estados Unidos son India, Bangla Desh, Pakistán, Nigeria, México, Indonesia, Brasil, Filipinas, Tailandia, Egipto, Turquía, Etiopía y Colombia (…)El presidente y el secretario de Estado deben tratar específicamente del control de la población mundial como un asunto de la máxima importancia en sus contactos regulares con jefes de otros gobiernos, particularmente de países en desarrollo”.
Punto 33: Debemos tener cuidado de que nuestras actividades no den a los países en desarrollo la apariencia de políticas de un país industrializado contra países en desarrollo. Hay que asegurar su apoyo en este terreno. Los líderes del Tercer Mundo deben figurar a la cabeza y recibir el aplauso de los programas eficaces.
Punto 34: Para tranquilizar a otros respecto a nuestras intenciones, debemos hacer énfasis en el derecho de los individuos y las parejas a decidir libre y responsablemente el número y espaciamiento de sus hijos, el derecho a recibir la información, educación y nuestro continuo interés en mejorar el bienestar de todo el mundo. Debemos utilizar la autoridad del Plan Mundial de Población de las Naciones Unidas”.

-¿Puedes darnos una idea general del reparto de la riqueza mundial? –Te traduzco datos del citado artículo: “Según el director regional del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo de América Latina y el Caribe en septiembre de 1998: Mientras un 20% de la población del Planeta vive aún por debajo de lo que se considera el umbral de la pobreza, el mundo rico se gasta anualmente en el cuidado y manutención de sus animales domésticos un montante de 17000 millones de dólares, más otros 12000 en perfumes y cosméticos. Claro que estas cifras cobran su verdadera dimensión cuando se sabe que serían suficientes 13000 millones de dólares para lograr que todos los seres humanos tuvieran acceso a unos mínimos servicios de salud. Baste conocer, en suma, que el 40% de la humanidad ha de valerse con tan solo el 3,3% de los recursos, mientras el 20% del planeta consume el 82,7% y, lo que es más escandaloso, produce simultáneamente el 80% de la contaminación”.

-¿Qué Instituciones internacionales están implicadas en el control de la natalidad mundial? - Jorge Scala, en su libro “IPPF, La Multinacional de la muerte (Ed. Promesa. 2ª ed. 2001)” hace un detallado estudio de la geopolítica antinatalista norteamericana, especialmente desde 1974. Quienes promueven la causa contraria al aumento de población de los pobres son el Grupo Rockefeller y la Federación Internacional de Paternidad Planificada (IPPF). El Grupo Rockefeller financia sus proyectos de control de la natalidad mediante los aportes del Banco Mundial y organismos multilaterales de crédito, la Agencia Internacional para el Desarrollo y otras fundaciones. Un poderoso lobby presiona sobre el gobierno norteamericano así como ante los organismos dependientes de Naciones Unidas, como la OMS, UNESCO, UNICEF, entre otras. La IPPF con sus 178 filiales, en 2001, influye a través del Grupo Mundial de Parlamentarios en Población y Desarrollo; extiende cursos de sexualidad contraria a la vida a los más variados niveles y dirige clínicas abortivas y contraceptivas. De este modo la política antinatalista supone también un enorme volumen de ingresos para el negocio del aborto y la anticoncepción.

-¿Qué otros agentes consideras protagonistas del antinatalismo del Tercer Mundo?- Sigo los datos del libro de Jorge Scala. Por un lado están los nuevos grupos anti-vida entre los que se encuentran algunas entidades feministas, grupos de homosexuales y lesbianas, así como algunas sectas con la New Age a la cabeza. Por otra parte hay poderosos medios de comunicación como la cadena norteamericana CNN que han trabajado fomentando valores contrarios a la familia. También hay que destacar la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID ó USAID). Otros factores son: Las clínicas anticonceptivas, que se generalizaron a mediados de los años 70 en los países más desarrollados y siguen desarrollándose. Las múltiples acciones de “educación sexual” que se centra en información anticonceptiva y abortiva. Las acciones judiciales como la que produjo la despenalización del aborto en los Estados Unidos en el fallo “Roe vs. Wade” de 1973. La complicidad mundial de los laboratorios como Searle, Ortho, Parke-Davis, Syntex, Wyeth. El Grupo de Parlamentarios en Población y Desarrollo.

-¿Qué papel han jugado los organismos de Naciones Unidas? Recordemos que tanto UNICEF como la OMS dependen de Naciones Unidas. Según Scala “resulta sorprendente que UNICEF, un Organismo surgido para la defensa y protección de la infancia, se haya convertido en una plataforma para impedir por todos los medios que nazcan niños”. Añadiremos que “para asegurarse que la totalidad del dinero empleado en cuestiones de población se invierte en planes de control natal, la IPPF colocó a hombres de su confianza en los puestos claves de los organismos dependientes de Naciones Unidas. Por ejemplo el Dr. Halfdan Mahler, que durante quince años ha sido director general de la Organización Mundial de la Salud, ha pasado a ocupar el mismo puesto en la IPPF, la más importante organización mundial para el control de la población”.


José Ignacio Moreno Iturralde

La cuestión religiosa y el laicismo

-Con frecuencia se dice que los defensores de la vida y de la familia lo hacen movidos por sus creencias religiosas. –Es cierto que el cristianismo supone una defensa de la familia y de la vida humana; así como también lo hacen otras religiones. Sin embargo, todos los razonamientos que hemos dado a favor de una cultura de la vida son mayoritariamente naturales. Un feto humano es una vida humana porque objetivamente lo es; no se trata de una creencia religiosa. Lo mismo ocurre con el matrimonio: lo natural es el matrimonio entre un hombre y una mujer, abierto a la vida. Para afirmar que las uniones homosexuales son contrarias a la naturaleza no hace falta tener una religión sino ojos en la cara. La estabilidad matrimonial es un bien familiar y social, al margen de toda religión. Quienes niegan estas afirmaciones están negando la naturaleza de las cosas: son ellos los que se dejan llevar por prejuicios contrarios a la realidad de las cosas.

-¿Qué piensas del laicismo? –Existe una legítima autonomía del orden civil y del orden religioso que pueden y deben contribuir al bien común. Si tu obispo es de un equipo de fútbol determinado, tú harás muy bien en ser del equipo que te dé la gana; como en infinidad de cosas. Pero la autoridad religiosa puede y debe hablar de moral con una repercusión social. Decir que la religión no puede influir en la vida social no es algo laico sino laicista: pretende poner una mordaza inaceptable a la libertad de religión y a la libertad de expresión que todo hombre tiene en un sistema democrático. Lo realmente curioso es que en muchas ocasiones el laicista es un clerical rebotado.
-Explícate. –En otras épocas, que habría que enjuiciar en su contexto histórico, la opinión del clero ha podido invadir, en ocasiones, esferas de lo que sería el ámbito civil. Ese clericalismo pudo ser un error. Ahora, si una autoridad religiosa tratara de decir cómo tengo que hacer técnicamente mi trabajo estaría incurriendo también en un clericalismo. Pero esos errores no se solucionan girando al lado contrario: Aristóteles decía que los opuestos forman parte del mismo género. Sería una tiranía teocrática que el Parlamento de un país obligara a todos los ciudadanos a asistir a un acto de culto semanal. Tan tiránico como lo anterior es decir que las confesiones religiosas no deben influir en la configuración del bien común social; se trata ahora de un fundamentalismo laicista.

-Si es así de claro… ¿Por qué se producen tantas tensiones de este tipo en algunos países? -Tal vez porque no se trata sólo de una cuestión sólo de cabeza sino también de voluntad. Admitir, por ejemplo, que el aborto es un crimen por sí mismo, supone cambiar de estilo de vida; y esto puede costar mucho. De aquí pueden nacer odios viscerales a valores puramente humanos a los que se pretende descalificar pretendiendo calificarlos de intromisiones religiosas. Los intereses y pasiones tuercen el entendimiento. Nadie está libre de esto. Hemos de esforzarnos por fomentar la honradez intelectual. Para esto hay que mejorar las explicaderas y las entendederas. También hemos de preguntarnos, con valentía y a título personal, cuales son los pensamientos y acciones que me están convirtiendo en mejor o en peor persona. Esto nos puede dar pistas valiosas para mejorar nuestro estilo de vida.
José Ignacio Moreno Iurralde

Socialismo español y familia

-¿Qué esta ocurriendo en la España del 2005? –Tras un gobierno de corte liberal, donde siguieron aumentando los divorcios y los abortos, una coyuntura histórica relacionada con un tremendo atentado terrorista y la participación –aunque fue en forma de ayuda humanitaria- de España en la guerra en Irak propició un cambio de gobierno en 2004. En un año, el nuevo gobierno socialista ha hecho del matrimonio civil un contrato rescindible a los tres meses unilateralmente y sin necesidad de presentar una causa. Se ha modificado la naturaleza del matrimonio de tal modo que legalmente tan matrimonio es la unión de un hombre y de una mujer como la unión de dos homosexuales. Esto es de una gran trascendencia social.

-¿Qué ha podido mover a hacer estas leyes? –Pienso que, entre otros motivos que desconozco, se han movido por un desenfrenado sentido de la autonomía personal. La noción de libertad se ha desvinculado de la de naturaleza. Con afán de contentar a colectivos marginados se han dejado llevar de errores antropológicos que van contra el sentido común. La igualación entre el matrimonio y la unión de homosexuales es radicalmente injusta puesto que se trata de realidades muy distintas; siendo la última de ellas contraria a la naturaleza.
-¿En que situación se encuentra la eutanasia en España? –De momento no es legal pero el gobierno ya ha iniciado una campaña de sensibilización a favor de la eutanasia.
-¿No puede ser justo dejar a una persona morir cuando su calidad de vida es muy deficiente? –Recuerdo ahora una lección de un gran profesor que nos decía: “es mucho más importante la vida de calidad que la calidad de vida”. Toda persona tiene una dignidad inviolable en cada uno de los momentos de su existencia; en los buenos y en los malos. Si los momentos más dolorosos de la vida no tienen sentido personal tampoco lo tienen todos los demás. El enfermo crónico que dice “no quiero vivir”, lo que realmente está diciendo es “no quiero vivir así”. De este modo vemos que la medicina paliativa tiene una función de gran servicio y humanidad. Esta es la terapia por la que se progresa en el alivio del dolor. En cualquier caso el Estado no es quien para autorizar la eliminación de la vida de nadie. La vida es un valor anterior al Estado. Es más: nadie se ha dado la vida a sí mismo y, por esto, tampoco tiene un dominio absoluto sobre su propia vida. Lo que realmente necesita el enfermo grave es alivio del dolor, acompañamiento de sus seres queridos y reconocimiento del valor de su vida para acompañarle a una muerte natural digna.

Quisiera abundar en una dimensión práctica de este tipo de leyes. Cuando se hacen leyes en función de casos límite, y no en previsión del bien común general, se acaban convirtiendo en auténticos coladeros donde entra casi todo. Así ocurrió en España con el divorcio –que daña cada vez más la estabilidad familiar-, y con el aborto –que priva del derecho a vivir del no nacido-. En Holanda, país pionero de la eutanasia, se han inducido defunciones sin que el paciente hubiera dado su consentimiento y hay datados auténticos crímenes de personas ancianas. La web www.condignidad.com ofrece una amplia información sobre la realidad de la eutanasia. Cabe también decir que desde una visión puramente materialista de la persona se intenta presionar hacia una ley de la eutanasia por sectores de pensamiento que no encuentran ningún tipo de sentido al sufrimiento. Si este tipo de leyes se mezclan con posibilidad de ganancias económicas su consecución se hace más atractiva.

-¿Qué protección da España a la dignidad de los embriones humanos congelados? –Ninguna. La nueva ley de reproducción asistida hará posible la investigación con embriones humanos vivos, lo que conlleva su muerte. En un capítulo anterior nos extendimos sobre este tema.
José Ignacio MorenoIturralde

La familia maltratada por dos bandos

Quisiera presumir de mi amistad con José Ramón Losana, expresidente de la Federación Española de Familias numerosas. Este padre de familia heroico, con mujer y doce hijos, inició de la nada una asociación para proteger lo que el Estado español lleva desatendiendo desde hace un buen número de años y atacando frontalmente desde la nueva legislatura: la familia. Pude ver a José Ramón por última vez unos días antes de que un cáncer segara su vida a la edad de 53 años. Con su paz y sonrisa habitual me hizo comprender que hay personas que merecen un aplauso a su vida; cosa que ocurrió el día de su entierro, rodeado por su numerosa familia y abundantísimos amigos. Él quiso excederse en la defensa de la familia desde una perspectiva exclusivamente ciudadana y no partidista.

-¿Qué sistema te parece mejor para la familia: el liberalismo o el socialismo? –Chesterton, a quien tengo afición, decía por los años treinta del siglo pasado que el verdadero peligro para la familia no estaba en Moscú sino en Manhattan. Esta frase ha resultado ser profética.

-Tendrás que explicarte más. –Desde el comunismo a un socialismo democrático hay muchas graduaciones; pero todo socialismo de raíz marxista es comunmente estatalista. La persona se debe íntegramente a la causa social y, en la práctica, al Estado. El caso de Cuba es notorio. En China, como es sabido, el Estado ha llegado a legislar cuál es el límite de hijos que puede tener una familia; obligando en ocasiones a abortar a madres que excedían el exiguo cupo de natalidad familiar previsto. El llamado “espíritu de la colmena” socialista tiene una visión de la vida colectivista -no personalista- y, por tanto, no muy familiar. De todos modos no se han redactado leyes –hasta hace muy poco tiempo- directamente contrarias a la familia. Más adelante mencionaremos algunas legislaciones que el gobierno socialista español ha promulgado en el 2005. Sin embargo, el liberalismo capitalista extremo ha resultado, a medio plazo, más destructivo para la familia.

-¿Por qué? –En ocasiones es más peligroso un virus grave que un tigre; al segundo se le ve venir. El liberalismo de mayor referencia es el de los Estados Unidos. Junto a todas sus virtudes, el gigante norteamericano presenta un diagnóstico de sociedad con una familia enferma. El país líder económico y militar del mundo ha experimentado la plaga del divorcio y del aborto, así como la extensión masiva del uso de píldoras anticonceptivas y abortivas -desde los años sesenta- que han golpeado severamente a la fisonomía de la familia. Una sociedad que tiene como símbolo la estatua de la libertad es, sin embargo, un mundo donde la violencia y la tensión forman parte de vida cotidiana. Se ha dicho con acierto que les falta la estatua de la responsabilidad.

-Influye también el activismo norteamericano. –También opino así. La laboriosidad es una gran virtud pero si se convierte en un fin en sí mismo se degenera. Estados Unidos ha extendido su activismo al mundo occidental. Parece que una persona vale el dinero que produce. Los horarios de trabajo se alargan. Los contratos de trabajo son con frecuencia precarios. Lógicamente la familia se resiente y, si no se está atento, sus cimientos se disuelven. Pienso que estamos en el momento donde la familia -entendida como mujer, marido e hijos- está sufriendo el ataque más duro de la historia.

-¿A qué atribuyes la revolución sexual de los años sesenta? –Se ha llamado así al fenómeno social donde se inicia una notoria desvinculación de sexualidad y maternidad. Esta problemática surgió en Estados Unidos. Un factor clave fue la aparición de la píldora abortiva. En una ocasión escuché a un prestigioso periodista que, tras la segunda guerra mundial, el mundo se había quedado fofo, desinflado. No es fácil asimilar todas las trágicas consecuencias de ese conflicto mundial. Tras unos años, un amplio sector de la juventud desengañada de falsas ideologías parece que se refugió en un pacifismo aliado con una promiscuidad sexual sin compromisos. Esto llevó a un debilitamiento de las convicciones humanas sobre las que se sustenta la familia.

José Ignacio Moreno Iturralde

Embriones humanos y dignidad

-¿Es el embrión humano una persona? -El término persona es quizás bastante ambiguo. Por ejemplo, el Código de Derecho Civil español, afirma que se es persona jurídica a las 24 horas de nacer. Tal vez es más práctico hablar de vidas humanas. Un embrión es una vida humana. Es humano en acto y tiene muchas potencialidades que, por un tiempo, no puede desarrollar. Nunca llegaría a ser humano si no lo hubiera sido antes. Pensemos en el caso del gusano que se transforma en mariposa. ¿Qué es?: Ante todo un proceso de un mismo ser vivo. Respecto a los pocos actos humanos que puede hacer un embrión se trata de algo que guarda semejanza a lo que le ocurre a un enfermo que está en coma. ¿Diríamos que ha dejado de ser persona porque no es capaz de comunicarse, andar, etc.?

-¿Hay científicos que afirman que en los primeros días el embrión no es individuo porque se puede dividir? -Una cosa es la unidad y otra la divisibilidad. Un árbol es uno; si le quitas una rama y la plantas en otro lugar puede surgir un nuevo árbol. O una lombriz: si la partes en dos puede dar lugar a dos lombrices; pero la primera era una. De igual manera un embrión humano en sus primeros días tiene células, que al ser totipotenciales, pueden dar lugar -si se dividen- a varios embriones, pero eso no niega que el embrión inicial sea una vida humana.

-¿Qué piensas respecto al uso de células madre adultas y embrionarias para las terapias clínicas? -Las posibilidades de utilización de células madre -tratables para ser convertidas en células de diversos órganos- se presentan como una revolución para el mundo de la sanidad. Como es sabido hay células madre de dos orígenes distintos: las que proceden de tejidos adultos –por ejemplo de la médula ósea- y las que proceden de embriones humanos. Actualmente se puede decir que: -Hasta la fecha todos los tratamientos clínicos con éxito llevados a cabo se han realizado con células madre adultas. –Tales células no producen ningún rechazo puesto que provienen de tejidos adultos del propio paciente. –La capacidad de diferenciación y convertibilidad de las células madre adultas es bastante mayor a medida que aumentan las investigaciones.

-¿Y las células madre embrionarias? -Su capacidad de diferenciación es muy grande. -No existe hasta hoy ningún logro clínico satisfactorio. En los experimentos hasta ahora realizados se ha demostrado que producen tumores. Tienen el problema de provocar rechazo en el paciente, al no ser una célula suya. A diferencia de las células madre adultas no son capaces por sí solas de ir, a través de la sangre, al tejido afectado. Un congreso finalizado el mes de diciembre de 2004 en Madrid y organizado por la Asociación AEBI ha congregado expertos nacionales e internacionales en esta materia, como la Doctora Catherine Verfaillie, Christof Stamm y Damián García Olmo, entre otros. Tales especialistas han constatado la superioridad de la eficacia de los tratamientos con células madre adultas.

-¿Qué problema ético existe? –La utilización de células madre adultas no tiene ningún reparo ético, como es lógico. Las embrionarias, al proceder de embriones humanos, suponen la destrucción de los mismos. Si defendemos la dignidad de toda vida humana también debemos defender la del embrión humano por el hecho de que todos hemos pasado por idéntica fase embrionaria. Es indigno tratar al embrión como un mero objeto, pero es lo que se está haciendo en algunos países como España.

-Entonces… ¿Por qué ese afán de utilizar células madre embrionarias? -Porque de ellas pueden salir las llamadas líneas celulares. Las líneas celulares son células que se reproducen indefinidamente; algo parecido a ramas de geranios que dieran nuevos geranios. El interés de estas líneas consiste en que se puede experimentar sobre ellas viendo como reaccionan; pero no tienen ninguna aplicación clínica directa. Esto no excluye que tras muchas investigaciones se pudiera llegar a algún conocimiento de interés para la terapia médica. Hay otro interés inmediato: Quien cree una línea celular tiene una patente y, por tanto, una fuente de ventas para centros de investigación interesados. El uso de células madre embrionarias, que supone la destrucción de embriones humanos, no tiene una finalidad médica directa, sino de investigación; siendo para algunos un atractivo negocio. Actualmente se está investigando en cómo sacar células embrionarias a partir de células madre adultas. Esto significaría un triunfo científico y ético ya que si se consigue no habría motivo para destruir embriones.

-Todo el problema de la acumulación de embriones proviene de las técnicas de fecundación in vitro. ¿Acaso no es un avance poder dar hijos a personas que no pueden tenerlos? -Es muy duro querer tener hijos y no poder tenerlos. Las técnicas de fecundación in vitro lo permiten. Sin embargo hay muchas personalidades relevantes –científicos y humanistas- que afirman que el único modo digno de la persona humana de tener hijos es por la mutua donación psíquica y corporal entre el hombre y la mujer. Estrictamente hablando no se puede “tener derecho a un hijo”: un hijo no es una posesión; sino un don personal; es muy importante entender esto: la persona no es un objeto al que se tenga derecho. Muchos se han mofado, en la práctica, de esta interpretación, considerándola un escrúpulo. El resultado ha sido el grave problema de la congelación de embriones humanos. Vidas humanas, aunque embrionarias, congeladas como si fueran pescado o croquetas. Posteriormente se han desarrollado leyes que llaman a estos embriones “estructuras biológicas”; bastantes de las cuales se sacrificarán para la investigación.

-¿No puede ser interesante utilizar a los embriones que no son viables para obtener avances médicos. –Primero consideraría si los embriones humanos que se van a utilizar están vivos o muertos. En este último caso, algunos son de la opinión de que no hay ninguna objeción ética para su utilización. Pero convendría recordar que el hecho de congelar un embrión supone ya ponerle en un serio peligro. Según datos de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva el 50% de los embriones congelados mueren en el proceso de descongelación y tan sólo el 16% logra implantarse con éxito en el seno de la madre. Es decir: de hecho, la congelación de embriones lleva a la mayoría de ellos a su inviabilidad vital. Al utilizar embriones muertos, cuyas células pueden ser reactivadas, se utilizan vidas embrionarias a las que, de antemano, no se las había situado en su destino natural sino en una situación de alto riesgo.

-¿Es censurable en esto la ciencia? –Lo que hay que censurar es la manipulación de seres humanos. La ciencia es considerada por algunos como algo sagrado: “ninguna convicción ha de interponerse a su desarrollo”. No hay que ser muy listo para darse cuenta de que eso supone ya partir de una convicción. Otros preferimos defender que la ciencia está al servicio de toda vida humana. Cuando se sacrifican a miles de vidas humanas indefensas e incipientes en la mesa de un pretendido progreso se está recorriendo a gran velocidad la senda de la deshumanización. Las clínicas de fertilidad se lucran con una actividad en la que tantos seres, que podrían llegar a ser niños, son utilizados –insistimos- como cosas. Esto supone que algo grave está ocurriendo en nuestra civilización. Los embriones son vidas humanas que no deben ser producidas. Resulta cínico no otorgarles un respeto cuando todos y cada uno de nosotros hemos pasado por esa etapa. Una sociedad con tanques congeladores de embriones humanos demuestra tener una mente torpe o un corazón de hielo, o ambas cosas. Los valores de una civilización noble y solidaria requieren hipotecas y límites, y al menos una convicción: la defensa incondicionada de toda vida humana, sea cual sea su situación. De lo contrario se obtendrán “beneficios parciales” pero al coste de devaluar la dignidad de la vida humana. Ser humano y ser objeto de producción son dos términos contradictorios.

Urge clarificar, establecer y defender el estatuto del embrión humano. La situación actual es delicada pero mujeres y hombres con preparación y sin prejuicios respecto a la realidad pueden y deben implicarse en esta apasionante tarea en la que nos jugamos, ni más ni menos, que nuestra propia identidad.

-¿Hay algún tipo de acuerdo sobre el estatuto legal del embrión humano? -Está claro que estamos en unos momentos históricos para la biotecnología. Surgen leyes al respecto que son modificadas al llegar al poder nuevos gobiernos con distintas ideas. No existen todavía criterios estables. Convendría obrar con más inteligencia y menos oportunismo hasta llegar a un estatuto jurídico de lo que es un embrión. Dedicar tiempo a que reconocidos expertos en biología, derecho, filosofía, medicina, sociología, intenten llegar a un marco de consenso, sin prejuicios, sobre lo que realmente es el embrión humano y cuál podría ser el tratamiento legal más adecuado que se le puede aplicar. Existen expertos asesores de bioética en los gobiernos, pero no parece que existe un estatuto legal del embrión realizado por organismos internacionales que pueda influir provechosamente en las leyes. De momento no parece que haya la voluntad de hacerlo. En mi opinión, mientras no se haga esto, legislar sobre materia tan delicada parece bastante poco digno.

-¿Qué diferencia existe entre embriones y pre-embriones? - Respecto a los “pre-embriones”, en ocasiones llamados “pre-embriones sobrantes” lo que realmente sobra es lo de “pre”. Se han dado múltiples argumentos biológicos para demostrar que la vida humana es un continuo desde la concepción, con un ADN propio, y que no hay nada esencialmente distinto en el día catorce respecto al trece; donde algunas leyes –como la española- consideran al embrión de segunda categoría o pre-embrión por un acuerdo absolutamente arbitrario y sin fundamento real.
-¿Qué es la clonación terapeútica? –Se trata de quitar a un óvulo su núcleo y transferirle el núcleo de una célula adulta. Sí se produce la división celular tendríamos un embrión que es un clón del sujeto del que se ha transferido el núcleo de una célula adulta a un óvulo humano. Se ve con lógica repulsa crear un doble de una persona –esto sería la llamada clonación reproductiva-; pero no la clonación terapeútica. Esta última supondría utilizar los embriones para investigación. Es interesante reparar en un reciente artículo de Natalia Gomez Moratalla, Catedrática de Bioquímica de la Universidad de Navarra, publicado en La Gaceta de los Negocios el 24 de mayo de 2005. En él dice que no toda transferencia nuclear es clonación: “Lo que hicieron los investigadores coreanos no es clonar al paciente, sino simplemente una transferencia del núcleo de una célula precursora Inducen a continuación artificialmente unas divisiones de este óvulo con un núcleo que no es el suyo, y de ahí cultivar células que tienen obviamente características de célula madre del tipo embrionario puesto que proceden de la multiplicación de un óvulo. No saben si serán estables, si se podrán usar para investigar (ojalá si) y si algún día lejano podrá pensarse en un uso terapéutico (por ahora está desechada científicamente esa posibilidad). Clonar es transferir un núcleo a un óvulo y reprogramar la dotación genética de ese núcleo para que empiece a emitir el programa genética por el principio. Cuanto más complejo es el individuo más difícil es la segunda parte del proceso, la reprogramación genética. Por ello en monos y humanos no es factible hoy por hoy. Puede ser que algún día si lleguemos a saber “reprogramar” la información genética de la célula del paciente o del sano y se consiga un embrión; entonces se podrá decir que se ha logrado una clonación.
-¿Qué debate ético suscita la clonación terapeútica? -Los que no tienen ninguna objeción para experimentar con embriones vivos piden la posibilidad de legalizar la clonación humana –tengamos en cuenta lo explicado antes- con fines terapéuticos. Esto supondría la producción de embriones humanos o formas embrioides con el exclusivo fin de su utilización como banco de tejidos. Conviene recordar, además, que todavía hay un gran desconocimiento de los factores que intervienen en el proceso de la clonación, que hace falta un elevado número de óvulos –tengamos en cuenta que el tratamiento hormonnal que requieren las mujeres donantes de óvulos puede ser peligroso- para que se produzca tal clonación y que este proceso no se hace con el ADN de una fusión de gametos sino con el ADN de un núcleo celular proveniente de un adulto, con las consecuencias que ello pueda traer consigo.

Además de estas cuestiones de biotecnología hay algo que considero más importante: La legalización de la clonación terapeútica, como ha ocurrido en Inglaterra y puede ocurrir en España, supone la creación de embriones humanos con la única finalidad de utilizarlos como bancos de tejidos. Personalmente esto me recuerda a las ideas de un libro que escribió el agudo polígrafo inglés Lewis titulado “La abolición del hombre”: el hombre se convierte en un objeto para el hombre.

-Parece peligroso el progresar. –Quizás se entienda todo mejor con un ejemplo que no es nuevo. La energía nuclear ha hecho y hace mucho bien a la humanidad; también ha causado gravísimos males. Con energía nuclear se puede abastecer a ciudades enteras; o destruirlas. Algo parecido ocurre con la biotecnología: Se están haciendo descubrimientos asombrosos sobre el mecanismo regenerativo celular que, aplicados a terapias clínicas, ya producen resultados satisfactorios. Al mismo tiempo hay científicos y clínicas que no quieren contemplar y respetar la incipiente vida humana porque tal respeto va frontalmente contra su negocio. Progresar… ¿Hacia donde?
-¿Qué piensas del progresismo biotecnológico? –Hace cuarenta años, menos incluso, parecía una barbaridad legalizar el aborto. Hoy muchos lo ven como un logro social. Ahora nos parece que hacer híbridos entre hombres y animales es una aberración; pero en un futuro, quizás muy lejano, puede verse de otra manera. Según un criterio “progresista” no hay una naturaleza que respetar. Sin embargo, es el criterio de la naturaleza el que debe ser respetado; esta es la verdadera condición del progreso humano.
José Ignacio Moreno Iturralde

La extensión masiva del aborto

El caso Terry Schiavo tiene que ver con la eutanasia; sin embargo quiero recordarlo por ser un caso relativamente reciente y por su relación con la sacralizad de la vida humana. Esta mujer, que vivía en estado de coma durante años, fue desconectada de su tubo de alimentación e hidratación y murió de hambre y sed en una agonía de varios días legalizada por un juez ante el requerimiento del esposo de la enferma pese a la rotunda oposición de los padres de la ahora difunta. Al pensar en la sonrisa inocente de un niño me vino el recuerdo de las fotos de Terry y la convicción –palabra que no gusta a algunos políticos- de que el Estado no es quien para desproteger la vida de ningún ser humano necesitado.
-Parece que actualmente se acepta la interrupción voluntaria del embarazo no deseado. - El embarazo no deseado no da derecho a eliminar al feto. El que va a nacer es lo que es, independientemente de que sea deseado o no. Según esa lógica del deseo o no deseo se podría suprimir la vida de un niño recién nacido si al final se considera que no es deseado. En España, desde el año 1985 en que se aprobó el aborto, se han eliminado unos 750.000 seres humanos hasta el 2002. En 2003 se han practicado 79.788 abortos reconocidos. Ahora ya estamos cerca de un total de un millón. Actualmente se produce en España un aborto cada menos de siete minutos. La ley española es sistemáticamente vulnerada. Tal ley contempla que se pueda abortar por malformaciones del feto, por violación o por grave peligro físico o psíquico de la madre –este caso no tiene límite en el tiempo de la gestación-.El hecho es que casi el 98 % de los motivos alegados son el peligro psíquico de la madre. Es decir: aborta quien quiere y, como ha dicho alguna clínica abortista, el no desear el embarazo es motivo suficiente para que un médico de la propia clínica abortista firme el supuesto de peligro psíquico. Pocos tratan de impedir esto, a excepción de grupos a favor de la vida que han hecho entrar en razón a no pocas madres, pero que no puede impedir la práctica del aborto. El gobierno español, en 2005, quiere ampliar el aborto. La ONU lo promueve a nivel mundial como panacea para frenar la pobreza. En Estados Unidos se está dando una verdadera batalla entre los que defienden la vida de los niños no nacidos y los que defienden el derecho de las madres a abortar. Muchos millones de abortos –cuarenta y cinco- se han producido en Estados Unidos desde que el aborto fue declarado un derecho constitucional en 1976.

-¿Qué más razones se pueden dar a favor de la defensa de los seres humanos concebidos y no nacidos? –Lo realmente importante es saber cuándo se empieza a ser mujer u hombre. De entrada no parece muy sensato pensar que es una barbaridad cortarle la cabeza a un bebé recién nacido y algo progre cortarla unos meses antes cuando está en el poco hospitalario seno de su madre. ¿Antes de los tres meses no es persona y luego sí? Es como decir que el abuelo es persona con noventa y nueve años pero ya no lo es con tres meses más porque no da ni los buenos días. Claro que alguien podría plantearse si una persona deja de serlo cuando está imposibilitada física y mentalmente. ¿Mi madre dejaría de serlo si le invade el alzheimer y todavía vive? Aristóteles pone un ejemplo que nos puede servir: Pertenece a la naturaleza del fuego el tender hacia arriba. Pero si una campana de cristal se lo impide, mientras no se extinga, ¿deja de ser fuego?...No, porque la naturaleza existe por la capacidad de ejercitar los actos que le son propios y no porque de hecho los ejerza en acto. Por esta realidad en el mismo instante en que surge el embrión -en la fecundación- surge toda la naturaleza humana en acto, con muchas potencialidades por desarrollar; luego ya se es ser humano masculino o femenino. Por este motivo, el término pre-embrión no tiene ningún significado real; es una pura convención sin base científica.
-¿Qué casos contempla la ley española para poder abortar y qué valoración concreta te merecen? –Uno es el caso de malformaciones en el feto. Suprimir esta vida, por lo que hemos razonado antes, sería algo análogo a privar de su vida a cualquier deficiente físico o psíquico. Detrás de esta postura se esconde la noción de calidad de vida en su versión puramente materialista. La disyuntiva entre la vida de la madre o la del hijo es muy difícil que se dé actualmente con los medios médicos de los que se disponen. En cualquier caso el criterio solidario es el de procurar la vida de los dos. Ya hemos mencionado antes que el peligro físico o psíquico para la madre, con informes hechos por médicos de las propias clínicas abortistas, es el coladero por el que se producen la inmensa mayoría de los abortos. El caso de violación es algo tremendo y lamentable. Médicamente está comprobado que es muy difícil en esas circunstancias la fecundación, pero no imposible. En cualquier caso el nuevo ser humano que surge es objetivamente inocente de lo ocurrido. La indudable heroicidad de la mujer que acepta a ese hijo es una dura y sabia medida para superar ese tremendo trauma, que debe ser duramente castigado por la justicia. El motivo socioeconómico –no contemplado en la legislación española- es análogo a permitir el infanticidio por falta de ingresos. No hemos de olvidar que la píldora RU-486, legal en España y en otros países, es un caso de aborto químico que actúa hasta las doce semanas de gestación. En definitiva, la legalización del aborto bajo cualquier aspecto supone la grave torpeza intelectual de dar por legal una humanidad que se devora a sí misma por falta de espíritu de sacrificio.

-¿En qué consiste el llamado aborto indirecto? –Se da cuando una enfermedad grave de la madre requiere de algún fármaco que podría tener algún efecto dañino para el niño. Este es un caso éticamente aceptable y diferente al llamado aborto terapéutico que consiste en eliminar a la criatura directamente ante un eventual peligro para la madre.-¿No son tus planteamientos demasiado radicales? –Una vez escuché algo que me pareció acertado: “Hay algunas cosas que son cuestión de más o menos; pero hay otras que son de sí o no”. Estas ideas pueden parecer radicales como radical es la importancia de la dignidad de la vida humana. La carnicería mundial del aborto es una aberración que conviene superar cuanto antes.
-¿Qué repercusiones pueden darse en las mujeres que abortan? –Cada persona es única pero el instinto y la convicción de la maternidad son tan fuertes que el aborto supone frecuentemente un duro golpe psíquico a la mujer cuando no también un deterioro físico por la violencia de los medios utilizados. Volviendo a la situación en España, la Asociación de Víctimas del Aborto (www.vozvictimas.com) está llevando acabo una esclarecedora labor social al hacer ver cómo la inmensa mayoría de mujeres que han abortado se arrepienten amargamente de lo que hicieron. Muchas actuaron de aquel modo por sentirse solas, presionadas, sin conocimiento de alternativas convincentes que si existen, como son los centros de acogida. No sólo las mujeres sino los varones también sienten como una cuchillada en la conciencia el grito silencioso del hijo que no quisieron tener. Se está profundizando en el llamado Síndrome Post-aborto que trae secuelas físicas, además de psíquicas. Hablemos de una de las patologías que se provocan: el cáncer de mama. Un estudio de la Dra. Janet Daling (Among Young Women, J. Nat Ca Inst., Vol 86, No. 21, Nov 2, ´94, Pg. 1584) en 1994 fue publicado extensamente. Ella descubrió que:
-Un aborto inducido aumentaba un 50% el riesgo de cáncer de mama antes de los 45 años.
-Si el aborto tenía lugar antes de los 18 años, el riesgo aumentaba un 150%.
-Si tenía lugar después de los 30 años, el riesgo aumentaba un 110%.
-Si la mujer tenía un miembro de la familia que contrajo cáncer de la mama y abortaba después de los 30 años, el riesgo aumentaba un 270%
-Las doce mujeres incluidas en el estudio que tenían tal miembro de la familia y habían abortado antes de los 18 años, desarrollaron cáncer de la mama antes de los 45 años.

-¿Qué hacer para fomentar una cultura de la vida? -En primer lugar está el ejemplo personal. Una vez leí que “cada persona representa a la humanidad”. Después plantear la profesión con una dimensión de servicio a la vida: los médicos afirmando con sus actos toda vida humana; los arquitectos haciendo casas dignas para una familia; y todo profesional haciendo de su oficio una ocasión de ayuda a los demás y de realización personal. Juan Pablo II ha afirmado que la cultura de la vida se hace pensando en los demás. Bien puede valer esta afirmación para todas las creencias. Está claro que generosidad y vida van de la mano; así como egoísmo y muerte. Además, toda persona creyente puede rezar y mucho por esta cuestión, nunca mejor dicho, tan vital. Pero creyentes y no creyentes tenemos que darnos cuenta de que no se puede matar una sonrisa.


José Ignacio Moreno Iturralde

Los hijos

-¿Cómo interpretas los datos que has dado antes? –Existe un extenso sector de la población –casi una cuarta parte- que asume vivir con las alegrías y las cargas de una familia numerosa y un poco más de tres tercios que no están en esa situación.

-¿El hecho de tener muchos hijos no puede ser una falta de paternidad responsable? –Teresa de Calcuta, a quien me enorgullece citar, decía que para que una paternidad sea responsable primero tiene que ser paternidad. Se está olvidando aquello de que cada hijo viene con un pan debajo del brazo y, sobre todo, la magnitud formidable de hacer nacer a una criatura. Las situaciones personales son muy diversas y cada uno es libre de tener los hijos que quiera. Lo que resulta hiriente es ver como se critica a matrimonios que quieren tener muchos hijos. También quisiera recordar que la pirámide de población española se está haciendo muy inestable y que caminamos hacia una sociedad geriátrica si no cambiamos de postura. Veamos datos del Instituto de Política Familiar: En España, en 1961 había, entre niños y niñas menores de cinco años, cerca de 3.200.000; en 2001, entre niños y niñas de la misma edad, hay unos 2.000.000. La pirámide de 2001 tiene el progreso de aumentar la esperanza de vida, pero es una pirámide envejecida donde la base es bastante más inestable. Otro dato sobre España: En 1991 había 9.684.624 menores de 14 años y 4.236.725 mayores de 65 años. En 2001 los menores de 14 años son 5.932.470 y los mayores de 65 son 6.964.267.
-En relación con la fertilidad quería preguntarte:¿En qué se diferencia el uso de preservativos de los medios de regulación natural de la fertilidad? - El matrimonio, por naturaleza, está abierto a la vida. Negar las fuentes de la vida es antinatural y contrario al cristianismo. Lo que ocurre es que marido y mujer, por motivos graves, pueden ponerse de acuerdo en hacer uso del matrimonio, temporalmente, en periodos infecundos de la mujer. Esto es posible gracias a los medios naturales de regulación de la natalidad. Si, a pesar de esa medida, la mujer quedara inesperadamente embarazada –cosa no imposible-, los cónyuges aceptan la maternidad y paternidad correspondientes. El uso del preservativo, que hoy se emplea masivamente, supone separar de raíz la sexualidad de la procreación, alterando la naturaleza de las personas. Para quien no tenga prejuicios, existe un interesante tratado de moral sexual –que aborda con profundidad estas cuestiones- de Karol Wojtyla, antes de que fuera nombrado Juan Pablo II, titulado “Amor y responsabilidad”.

-¿Por qué entonces se usan tan poco los medios naturales de regulación? –Supongo que por falta de formación antropológica y ética. Utilizar preservativos es sencillo y se emplean, desconociendo que con un poco de información los medios naturales son igualmente sencillos. Pero lo más importante es entender la diferencia moral entre unos y otros.

-¿Qué suponen, en tu opinión, los hijos en el matrimonio? –El fruto encarnado del amor. Un proyecto común para la esposa y el esposo. Un gran motivo para vivir. Son además una fuente de superación personal que demuestra la grandeza de la que es capaz el ser humano. Cualquier padre o madre, medianamente honrados, hacen los sacrificios que sean precisos por ayudar a sus hijos.
-¿Te parece un serio obstáculo la vida profesional actual para la atención de los hijos? –Puede serlo si no se ponen los medios. Debe ser bastante triste para un chaval llegar a casa por la tarde sin que le abra la puerta ni su madre ni su padre. Pedirle que se ponga a estudiar en esas condiciones es duro. Un padre, como hacen muchos, tiene que dedicar a sus hijos un buen rato al día, y –por supuesto- una madre. No hay tiempo mejor empleado. Una posible solución interesante puede ser la asistencia de los chicos a clubes juveniles por la tarde. Se trata de realidades muy diversas que fomentan el apoyo al estudio así como otras actividades deportivas o ecológicas. En clubes de inspiración cristiana pueden recibirse además, si se desea, clases de virtudes humanas y cristianas. Me he refiero a esta cuestión porque no se trata simplemente de llenar la tarde de actividades –cosa que no está mal- sino de fomentar el rendimiento escolar y la propia personalidad de los chicos y chicas que libremente quieran asistir a estos lugares de cultura y solidaridad.
-¿Qué problemas te parecen de mayor entidad para la educación de los hijos? –En la calle y en la televisión, junto a cosas estupendas, se respira mucha chabacanería. Me parece de interés transcribir una cita de un artículo de Rafael Navarro-Vals, publicado el 23 de marzo de 2001 en el diario El Mundo. Aborda temas amplios que enmarcan mejor cuestiones más domésticas: “Según datos muy recientes del Foro contra la Violencia de la Mujer, el número de víctimas mortales de la violencia sexista en España se ha triplicado el último año. El informe publicado por el Foro de Población de la ONU anota que una de cada tres mujeres en el mundo sufre malos tratos o abusos sexuales. Un serio estudio sociológico promovido por Comisiones Obreras concluye que una de cada seis trabajadoras españolas sufre acoso sexual. La publicidad sexista ha generado, en el último año en España, casi 400 quejas: un 12% más que el año anterior. El más reciente informe del INE en España detecta una subida alarmante de los delitos sexuales: entre otros datos se destaca que, desde 1992, al menos 26 jóvenes han sido asesinadas con abuso sexual previo…Según Manos Unidas, un millón de niños y adolescentes entran cada año en el negocio de la prostitución. El Tribunal Penal Internacional para Yugoslavia acaba de calificar, por primera vez, los asaltos sexuales como crímenes contra la humanidad. En fin, hace unos días el delegado del Gobierno de la Comunidad de Madrid declaraba que, si durante el año 2000 en la región los delitos en general bajaron una media del 5,53%, el número de agresiones sexuales se han duplicado sobre el año 1999”. Respecto a la influencia de los medios, dicho artículo afirma: “En Italia, con unos datos muy parecidos a los españoles, un grupo de padres fueron invitados para visionar una antología de la tarde televisiva de sus hijos. Al terminar la sesión, algunos sufrieron trastornos circulatorios y los más manifestaron una dolorosa incredulidad. Habitualmente no veían la televisión con sus hijos. Según Ettore Bernabei, de la Internacional Family Foundation, la patología televisiva a que puede dar lugar este bombardeo de imágenes sería peor que los efectos de un artefacto nuclear de la serie N. Este destruye los cuerpos, pero deja intactas las cosas inanimadas. Cuando la adicción televisiva se convierte en patología no es difícil la progresiva erosión del espíritu, aunque queden incólumes los cuerpos”.

-¿Qué hacer? –Estar al tanto. Es absurdo tener la televisión puesta a todas horas. Hay chicos que ven tres horas de televisión al día, emplean otras dos en videojuegos y algo más para internet. Dejar que esto ocurra es el mejor modo de intentar que los hijos acaben en el zoológico. Todas estas realidades técnicas son estupendas, si se emplean unos medios éticos al nivel de las circunstancias. Se debe hacer una selección televisiva. Internet tiene que tener un horario y un filtro de garantía para los hijos. Conviene saber con qué amigos y a que sitios de diversión van nuestros hijos. No se trata de ser detectives pero la ingenuidad de algunos padres es notable. Respecto a la mejora del ambiente social hay algo que es de extraordinaria importancia: el asociacionismo familiar. Pienso que por primera vez en la historia, España ha demostrado recientemente -en la calle- una vitalidad poderosa en la historia, España ha demostrado recientemente -en la calle- una vitalidad poderosa en la defensa de los valores familiares. No se ha debido a los poderes públicos, que consciente o inconscientemente, están emprendiendo acciones que suponen un ataque a la familia como nunca había ocurrido. Se debe a las asociaciones de familia decididas a reivindicar una legislación más justa a sus legítimos intereses, que son los que sostienen a la sociedad.

-¿Algo más? –Sí. Querer a los hijos es darles ejemplo. Sin ejemplo no hay manera de entender. Es importante escucharles, ponerse a su altura, recordar como éramos nosotros a su edad –con qué frecuencia se nos olvida-, exigirles con cariño, tenerles cortos de dinero, no sermonearles demasiado –más hechos y menos palabras-, y tener confianza en ellos.
José Ignacio Moreno Iturralde