Dignidad humana

23.6.05

¿Es una sugestión creer en los ángeles?

Es sugestivo creer en los ángeles; pero no es una sugestión. Decimos de alguien, en ocasiones, que “tiene ángel”. No me refiero solo a que tenga personalidad, o estilo propio. Una persona“tiene ángel” cuando encuentra una salida inesperada y superadora; cuando ha podido ver desde más arriba de lo habitual. La auténtica sugestión es pensar que no hay ópticas más elevadas que las que se extienden ante nuestros ojos. Desde un satélite se deben ver con más pureza las acciones nobles y con más señorío toda la caterva de estupideces y torpezas que los hombres podemos hacer a diario.

Cada persona es la que es y la que puede llegar a ser: por esto no podemos prescindir de ópticas de referencia más elevadas. Lo que parece una inmensa planicie resulta que no es más que una más inmensa curvatura. Un profundísimo pozo nos puede llevar a una nueva tierra, desde la que se divisa una estrella desconocida.

La verdad siempre da paz. La mentira es desorden, inquietud malsana, quizás –en algún caso pasajero- siniestra y gélida tranquilidad. Los ángeles nobles siempre hablan de esperanza y, en cuanto es posible, dejan caer su pizca de buen humor. Los ángeles son sugerentes porque hablan de esperanza, que es un lenguaje irrenunciable para el ser humano. Hemos de sacudirnos la sugestión de no creer en los ángeles para aprender a enfocar la realidad.

José Ignacio Moreno Iturralde